Exclusivo
Actualidad

¿Por qué subió el precio de la gasolina súper?

El gobierno elevó en agosto último el valor del galón americano de gasolina súper como una medida para paliar las dificultades económicas. Entonces pasó de 2,48 a 2,98 dólares y este jueves trepó a 3,10 dólares.

ALZA DE COMBUSTIBLE
La medida tomó por sorpresa a los usuarios y a la ciudadanía en generalArchivo

Varias gasolineras del país anunciaron un nuevo incremento al combustible súper este jueves 27 de diciembre, un día después de que suban también los precios de la extra (menos de 90 octanos), y ecopaís.

Ahora, cada galón de súper pasará a costar de $ 2,98 a $ 3,10., lo que representa un incremento de 4 %.

La medida tiene su origen en uno de los incisos del decreto ejecutivo publicado el pasado miércoles 26 de diciembre:

Con esto, se liberó el precio de la gasolina de alto octanaje, por lo que su valor se modificará mensualmente según la cotización del mercado internacional, informó el ministerio de Energía tras la reacción de alerta de los usuarios.

“El precio de la gasolina súper fue liberado. Es decir, que su costo variará de acuerdo al mercado internacional, como es en la mayoría de países”, señaló la cartera en un comunicado.

La oficina precisó además que a partir de enero próximo también se incrementará el valor del diésel, al ser liberado de acuerdo al precio internacional. Actualmente un galón de diésel cuesta 1,03 dólares.

Sobre esto, el economista Alberto Acosta Burneo dice que preocupa el fondo, más que la forma. “En el camino nos enteramos que se les compensará con $ 72 millones a los taxistas. Es decir, el estado sigue siendo un rehén de grupos de poder, donde el que más reclama consigue lo que quiere”, argumenta.

El analista económico añadió que el Gobierno debió ser más claro en su intención: que los precios del Súper varíen según el mercado. Eso sí, aclaró que Petroecuador debe ser responsable en la fijación de los valores. En resumen, “que cada cosa cueste lo que cueste y que los subsidios vayan a los más necesitados”.

Finalmente, Acosta recalcó que el Gobierno también debe ser consecuente con el momento económico y no debe seguir aumentando el gasto público.

Por su parte, el Gobierno defiende las medidas alegando que en los últimos 10 años los subsidios a los combustibles le costaron al país 50.000 millones de dólares. Y atribuye los problemas económicos a un mal manejo de las finanzas y al excesivo endeudamiento por parte de su antecesor Rafael Correa, que gobernó entre 2007 y 2017.

Según comunicaciones oficiales, la nueva medida plantea un ahorro de $ 400 millones anuales, monto que será destinado a la inversión social.