Exclusivo
Actualidad

Las fiestas de Guayaquil se prendieron en el barrio Cuba

Celebración con campeonato relámpago y juegos tradicionales.

INDOR FUTBOL
Un campeonato relámpago de indor fútbol en el Barrio Cuba por las fiestas octubrinasExtra / Jorge Quimi

La música que se escuchaba por los parlantes motivaba a bailar, pero en la calle Estrada Coello y Cinco de Junio, una docena de niños, integrantes de dos equipos de indor, se disputaban los primeros puntos de campeonato relámpago con el cual se inició la celebración por la Independencia de Guayaquil en el conocido barrio Cuba.

Antes del medio día de este domingo, Diego, de 11 años y sus compañeros de equipo, defendían la camiseta color naranja y pugnaban por vencer al equipo rival. Miriam, su madre lo admiraba desde el portal. Ella seguía las jugadas de su hijo que tenía la camiseta estampada con el número 6.

Miguel Luna, presidente de la Confraternidad de Moradores del barrio Cuba Tradicional, con micrófono en mano, alentaba a los niños y niñas a participar en los diferentes juegos tradicionales con los que se divertían hace algunos años, los adultos de ahora.

“La idea es cultivar en ellos (menores de edad) su aprecio por lo nuestro y no dejar que los juegos tradicionales se vayan perdiendo. La tecnología con la que muchos niños se entretienen ahora (computadores, tablets) ha dado paso a que se pierdan los juegos con los que nos divertíamos antes”, sostuvo el dirigente barrial.

Mientras representantes de ocho equipos se anotaron en la mesa, para disputar el trofeo, otros menores mostraron interés y querían saber cómo es eso de la “carrera de tres piernas”, como también se denomina a las carreras de ensacados. Otro juegos previstos eran la caminata sosteniendo un huevo con una cuchara.

ARTISTAS

Mientras en los barrios organizan las celebraciones a Guayaquil, reviviendo las tradiciones, en el cerro Santa Ana y en el Malecón, centenares de artistas también celebraron a la ciudad con el Festival de Artes al Aire Libre.

Por las fiestas octubrinas, unos pintores usaron piel como lienzo, plasmado sus obras de artes en cuerpos de modelos, mientras que para los más chiquitos hubo concursos de títeres, danza, música y poesía, que disfrutaron los centenares de asistentes al Malecón 2000.