Exclusivo
Actualidad

Madre, esposa y enfermera

Betty Murillo se multiplica como puede para cuidar a su esposo, quien sufre insuficiencia renal y un cáncer en el ojo, y a su hijo, quien posee una discapacidad del 85 %.

DRAMA HUMANO
Así son sus momentos de mayor felicidad juntos.Christian Vásconez / EXTRA

Debe sacar fuerzas. Sin su cuidado, no habría quien se encargue de su hijo y su esposo. Ellos yacen postrados en cama. Así el día a día se vuelve cada vez más pesado para Betty Murillo, de 57 años.

Su hijo, José Cabrera, de 36 años, nació con parálisis cerebral; la madre contrajo hepatitis durante el embarazo, lo que le produce convulsiones. “Es como un niño de 8 meses, tengo que cargarlo, cambiarlo de pañal y darle de comer”, asegura Betty.

Por otra parte, el esposo, Oswaldo Cabrera, de 77 años, quien la ayudaba a atender a su vástago, enfermó de diabetes que le derivó en una insuficiencia renal y también padece de cáncer en su ojo derecho.

El sustento de la familia son apenas cincuenta dólares. Esa es la cantidad que Oswaldo recibe del bono, y que ya no alcanza para los medicamentos requeridos. Betty lamenta que su energía se deteriora cada vez más.

Esta familia necesita colaboración. En parte, para los traslados de Oswaldo al hospital, donde el hombre debe realizarse diálisis; además, requieren medicinas, pañales desechables, tarros de Ensure, BIRM, entre otras cosas para su hijo.

Si deseas ayudar puedes contactarte al 0994717557, 0990214407 o a la redacción de Extra. Lee la historia completa en la edición impresa de Extra.