Exclusivo
Actualidad

Guayaquil de mis sensaciones

La Perla del Pacífico está viva, por eso propios y extraños pueden percibir los olores, sabores y sonidos que la urbe manifiesta día a día. EXTRA en sus 485 años de proceso fundacional celebra su vitalidad.

Guayaquil
Guayaquil celebra 485 de fundación este 25 de julio.Canva

Gritos de vendedores, pitos de autos, infinidad de comidas despiertan los sentidos de los guayacos y de los adoptados por la urbe. Juan Salazar, sociólogo y catedrático, nos hace un breve recorrido por zonas propias del Puerto Principal.

NORTE

​Un aroma de café se propaga por Bellavista, debido a la producción de una fábrica. Ya en Urdesa hay una mixtura de sabores, está la ‘Franja de Gaza’ en Guayacanes, con la presencia del shawarma modificado para paladar guayaco. Hay chifas, parrilladas, yogures y pan de yuca, entre otros. Algo parecido ocurre en Miraflores, un boulevard gastronómico, en el que el comensal no sabe si irse por los cangrejos, asados, tacos, hamburguesas, comida china, etcétera. 

En Sauces, Alborada y Guayacanes predomina por cuadras el olor de los pollos asados, aunque en la Avenida Isidro Ayora, están asentados los cangrejales de Samanes, cuya hierbita, orégano y cebolla le tiendan a pedir un combo de 6 por 10 dólares. Los ceviches del mercado Sauces 9 hace que los sureños se peguen un ‘cruce’ de un extremo a otro.

Más hacia el norte está Monte Sinaí, Voluntad de Dios y más cooperativas populares donde se escucha el cacareo de gallinas y pollos en patios de tierra. El humo de la tripa mishqui con sus ‘juguetes’ (riñón, hígado, mollejas en palito) atrae y más su precio:todo por un dólar, que ‘repone’ a jugadores de volei de la Balerio Estacio o Janeth Toral, donde la algarabía deportiva suena.

CENTRO

Se olfatea el billete de la zona bancaria y comercial. En 9 de octubre y Pichincha se concentran quienes cambian euros, soles y bolívares. También se desprende el olor del Río Guayas, que a veces huele a lodo o lechuguin. Se asoma la comida rápida, que se une al ritmo acelerado de La Bahía, del tráfico que desespera a los taxistas que pitan para avanzar.

SUR

Huele a salinidad por sus esteros, esencia con la que conviven el Guasmo, Malvinas, entre otros sectores. Se percibe el comercio de comidas en las esquinas:la carne en palito, chuzos y alitas atrapan al comensal de paso. Por la Domingo Comín se pueden inhalar los productos de la fábrica de Nestlé, así como en la Eloy Alfaro, La Universal se apodera de los olfatos. Otro olor marcado es el del mercado Caraguay, que mezcla a todos sus mariscos.

Guayaquil Estero
El olor del Estero es característico en algunas zonas de la ciudad.Canva

En el extremo del sur hay un ruido común para los que transitan por la Avenida 25 Julio:el paso de camiones de carga pesada que salen del Puerto Marítimo o los remolcadores que empujan al buque que entra a los brazos del Estero Salado para llegar al Trinipuerto.

SUBURBIO

Dicen que hay similitudes entre sur y suburbio, pero cambia por su morador. En el sur vive el nacido en la ciudad, en su mayoría, y en el suburbio hay migración de toda la Sierra, de allí su gastronomía: hornado, fritada. Entrando al suburbio hay esquinas de morocho con pan o empanadas, como en García Goyena. Los fines de semana está el fogón de la ‘madrina’ cocinando la carne del arroz con menestra, y entre semana están los piqueos, muchines, papas rellenas y más. Está el encebollado de las ‘avas’, la 8ª, 11ª. 

De 5 a 6 de la tarde huele a sudor laboral que se fusiona en el bus, pues es uno de los sectores donde confluye la mayoría de líneas. Respecto a los sonidos, está la bulla del fiestero del barrio, con parlante y todo;están los que estrellan una pelota en una malla o los que gritan ‘bola’ en el volei callejero.

TE RECOMENDAMOS