Exclusivo
Actualidad

¡Mega operativo en el Suburbio!

En medio de una trifulca con moradores, agentes policiales arrestaron a un sospechoso, en el suburbio de Guayaquil.

OPERTIVO DE LA POLICIA DETUBIERON A UNA P'ERSONA EN EL SUBURBIO DE GU

En medio de empujones, patadas, mordiscos e insultos, la mañana de este domingo 16 de octubre arrestaron al sospechoso de haber disparado a un joven de 19 años en el suburbio de Guayaquil.

La presencia de multitud de policías, que se movilizaron en patrulleros y helicóptero, puso en alerta a decenas de moradores y conductores que circulaban entre el segundo y tercer puente de la avenida Perimetral, al sur de Guayaquil.

Unos veinte carros policiales, con sus luces encendidas, y más cincuenta uniformados recorrían varias de las calles del sector conocido como la ‘Puntilla del Suburbio’, a la orilla del estero Salado.

Los agentes rastreaban a un individuo, que alrededor de las tres de las madrugada, presuntamente había atacado a balazos a un joven, en el sector de la 24 y calle P.

La víctima, con un disparo en la pierna izquierda, fue trasladado al hospital Abel Gilbert, donde se inició la investigación.

En los rastreos se desplazaron a varios sectores del Suburbio, en la zona de la vía Perimetral y al tener ubicado al posible agresor, se armó el operativo y rápidamente se sumaron otros agentes de tres circuitos policiales.

Desde el aire, en las esquinas, los policías rastreaban al sospechoso. Ingresaron por una escuela, subieron a los techos de unas casas y divisaban desde los balcones, hasta que dieron con el implicado.

Ante las intenciones de sacarlo de una casa de dos pisos, unas ocho mujeres, entre parientes y amigas, se enfrentaron a los policías para frenar su ingreso.

Con empujones e insultos procuraban evitar que la policía cumpliera su objetivo. Una de ellas incluso se subió al balde de la camioneta, en la que iban a embarcar al sospechoso y cerraba la puerta para que no lo subieran. Otra joven, en cambio, por el otro lado del automotor abrió la otra puerta para poder sacar al detenido.

Enérgicamente, los agentes tuvieron que soltarse de las manos de las mujeres que los agarraban y empujaban. Los ánimos parecían caldearse.

Al final, el sospechoso fue embarcado y trasladado hasta la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía para investigaciones. Y dos policías resultaron heridos: uno en la ceja izquierda, y otro con un corte en un dedo.