Exclusivo
Actualidad

¡Los hacheros han hecho de Montebello un 'mercado del vicio'!

EXTRA entró en la terminal de transferencia de víveres, donde una joven fue asesinada. Los consumidores de droga del sector narran sus peripecias

Luis Eduardo se lleva a su nariz una pipa para inhalar la droga conocida como plo plo. Afirma que tiene seis años consumiendo alucinógenos.
Luis Eduardo se lleva a su nariz una pipa para inhalar la droga conocida como plo plo. Afirma que tiene seis años consumiendo alucinógenos.Gerardo Menoscal

Se mezclan entre comerciantes y comensales. Su presencia no pasa desapercibida, pero muchos prefieren ignorarlos, aunque es fácil identificarlos. Su aspecto los delata: la vestimenta sucia y rasgada, su delgadez, las ojeras, y su forma de hablar y caminar. Todas estas son características de un consumidor de drogas callejero.

Estas personas afirman que son más de cien y que deambulan entre los andenes del Mercado de Transferencia de Víveres, ubicado en el el sector de Montebello (noroeste de Guayaquil), sitio donde el 22 de septiembre de 2020 fue asesinada con una piedra la joven Jéssica Figueroa Ávila, de 20 años.

Algunos de estos jóvenes consumidores de la droga conocida como H (compuesta por heroína, cafeína y diltiazem) y de plo plo (combinación de cocaína con bicarbonato de sodio y agua) ruegan por una moneda, otros trabajan cargando sacos con alimentos. Pero este capital no solo es utilizado para saciar el hambre, sino también para adquirir el alucinógeno que los pone a ‘volar’.

Los hacheros deambulan por el mercado.
Los hacheros deambulan por el mercado.  
Gerardo Menoscal

Jóvenes sin hogar

Luis Eduardo tiene 24 años y seis de ellos ha pasado inhalando H. Su adicción a las drogas lo apartó de su hogar y de su empleo como guardia de seguridad.

“Consumo H y plo plo. El dinero me lo gano cargando sacos o barriendo. Somos más de cien los chicos que nos drogamos en este mercado. Muchos hemos sido víctimas de violencia por parte de los guardias. Nos meten a un calabozo, antes de salir nos golpean con un palo”, afirma Luis Eduardo, quien es padre de una niña de un año.

Cuenta que en el bolsillo de su pantalón casi nunca falta la caja de fósforos y el papel envuelto que utiliza como pipa para drogarse.

Luis Eduardo narra sus penurias, mientras se alista para inhalar.
Luis Eduardo narra sus penurias, mientras se alista para inhalar. )Gerardo Menoscal

Carlos Luis es su compañero de andanzas. Tiene 26 años y su vida dio un giro radical desde que comenzó a consumir droga. Abandonó su casa y su afición por el fútbol ahora es parte de su pasado. Ahora sus días transcurren vagando entre los pasillos del mercado o cargando sacos con alimentos.

“A Carlos Luis le gustaba jugar fútbol, me acompañaba a los partidos que organizamos los comerciantes. Comenzó como ayudante en el mercado, pero se dejó contagiar por el vicio y se perdió”, afirma José, un vendedor del lugar.

Carlos Luis se gana unas monedas cargando sacos.
Carlos Luis se gana unas monedas cargando sacos.Anny Bazán

Jonathan Javier, de 22 años, es otro de los jóvenes que pululan y se drogan en el espacio destinado para vender alimentos. Comenzó a consumir desde los 17 y para costear los gastos de la H vendió su ropa.

“Ya no tenía que vender y no quise robarle a mi mamá. Unos amigos me dijeron que si no tenía dinero fuera al mercado, que cargando sacos o haciendo mandados me ganaba unas monedas, la idea me gustó y desde ahí vivo de esto”, expresa Jonathan, mientras aguarda por las instrucciones para trepar a su hombro el saco con alimentos que debe llevar a otro andén.

Jonathan vendía su ropa por el vicio
Jonathan vendía su ropa por el vicioAnny Bazán

Ingreso

Hacen hueco o se ‘tapiñan’ en carros

Este Diario se contactó con Gustavo Zúñiga, director de Mercados del Municipio de Guayaquil, para conocer qué hacen las autoridades para controlar el exceso de consumidores que se ‘pasean’, y cómo ellos ingresan a la terminal de alimentos.

Zúñiga explicó que el mercado de Montebello abarca 35 hectáreas y que no pueden poner cada tres metros a un guardia que controle que no entren. “Estas personas hacen huecos a las cercas o ingresan escondidas en los carros”, indicó.

Vamos a hacer operativos permanentes para sacarlos de las instalaciones. No debieron ingresar al mercado”.Director de Mercados del Municipio

Al ser consultado sobre los actos de violencia de los que se quejan ser víctimas los consumidores dijo: “ellos son quienes originan la violencia al irrumpir en un predio, no acepto que esto ocurra, pero si ellos agraden y trae consecuencias comencemos por el origen de las cosas, no cambiemos la realidad”, sostuvo el funcionario.

TE RECOMENDAMOS