Exclusivo
Actualidad

¡‘Ñaña’ de terror! Habría filmado a su hermanito en situaciones sexuales

La mujer detenida, de 20 años, supuestamente difundía los videos en redes.

Foto de Sistema Grana (33044340)
Los agentes identificaron el domicilio en el Centro Histórico de Quito. La sospechosa es la hermana del menor de edad.Cortesía

Una mujer se acercó a las oficinas de la Dinapen (Policía especializada de niños y adolescentes) del cantón Rumiñahui, al sur de Quito, llevando un disco grabado con el abuso sexual de un menor, de 6 años.

Ella no dio su nombre por temor, pero dejó a los agentes los datos de la implicada que hizo la filmación, y luego se marchó.

Bolívar Chicaiza, sargento de la institución, dijo que había seis videos y dos fotos de la pequeña víctima. “Se veía cómo la sospechosa usaba las manos del niño para tocarse el cuerpo (sus partes íntimas)”, resumió. Y ese contenido era subido a las redes sociales.

El agente de la Dinapen comentó que se investiga si la implicada recibía dinero por subir las filmaciones a las páginas de Internet.

Cuando hicieron la investigación, los policías conocieron que la supuesta autora era la hermana, quien vivía con el menor y la madre de ambos en el Centro Histórico de la capital. Los investigadores solicitaron a la Fiscalía una orden de allanamiento para detener a la chica, de 20 años, la tarde del 16 de febrero.

Supuestas amenazas

Los agentes identificaron la casa dentro de un conjunto habitacional. Cuando ingresaron, explicaron a la madre de la víctima la razón por la que se llevaban a su otra hija.

En ese momento, la progenitora les dijo que a ella le llegó un video de su pequeño. Sin embargo, no puso una denuncia porque un individuo la había amenazado.

Según Chicaiza, ese argumento lo dio también la joven durante la aprehensión. “Las amenazas venían de personas que usaban perfiles falsos en las redes sociales”, acotó el agente.

Hasta la tarde del miércoles se esperaba que se realizara la audiencia en contra de la ñaña de la víctima, quien ahora está siendo vigilado y atendido por la Dinapen. 

Se omitieron los nombres de los involucrados para proteger la identidad de la víctima.