Exclusivo
Actualidad

210 hectáreas de vegetación fueron consumidas por el incendio en Azuay

Con esta cifra el balance del 2017 es de 1.720 hectáreas que han desaparecido en alrededor de cien quemas vegetales entre menores y gran magnitud.

Imagen descarga (2)
Zona del incendio forestal.Extra

210 hectáreas de vegetación y pajonal desaparecieron por efecto del fuego en la provincia del Azuay. Son entonces 1.720 hectáreas las que se han consumido en lo que va del 2017 a consecuencia de incendios forestales. El más reciente, en la localidad de Quimsacocha, páramo situado al suroeste de Cuenca, fue la noche del miércoles 13 de diciembre y tras dos días de trabajo, que los socorristas de bomberos de Cuenca, Girón y Guardaparques de ETAPA, lograron apagar la quema vegetal.

Santiago Peña, director de Gestión de Riesgos, indicó que una evaluación preliminar efectuada hasta la tarde de ayer reveló que el fuego consumió alrededor de 210 hectáreas caracterizadas por pajonal y bosques de pino.

El incendio se originó el último martes 12 de diciembre y se propagó rápidamente por el páramo que está cerca del área protegida del parque Nacional Cajas, sin embargo, el fuego no ha afectado al área recreacional, anotó Santiago Peña.

Se presume que el incidente ocurrió por mano del hombre. Los organismos del cuidado del medioambiente coordina con la Fiscalía las investigaciones del origen del incendio para establecer sanciones a los autores.

Sanciones

Las quemas que serían provocadas por los seres humanos, y advierten sanciones legales en caso de ser descubiertos.

El Código Integral Penal, en su artículo 246, establece que la persona que provoque directa o indirectamente incendios o instigue la comisión de tales actos, en bosques nativos, plantados o páramos, será sancionada con prisión de 1 a 3 años.

Si como consecuencia de este delito, se produce la muerte de una o más personas, la sanción es de 13 a 16 años de cárcel.

El referido cuerpo legal exceptúa las quemas agrícolas o domésticas realizadas por las comunidades o pequeños agricultores dentro de su territorio, pero, si estas quemas se vuelven incontrolables y causan incendios forestales, el causante será sancionada por delito culposo con pena privativa de libertad de tres a seis meses.