Exclusivo
Actualidad

La reparación de los bosques de Azuay demorará 50 años

Imagen azuay

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) informó que, por efectos del fuego, desaparecieron chaparro, fauna, flora y bosque nativo, así como aves silvestres.

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) informó que, por efectos del fuego, desaparecieron chaparro, fauna, flora y bosque nativo, así como aves silvestres.

Los incendios forestales en Azuay siguen atentando contra la naturaleza. Durante los primeros ocho días de noviembre se destruyeron 233 hectáreas de bosque protector y se han afectado varias especies, según el reporte de la Secretaría de Gestión de Riesgos. Los daños son irreparables.

La madrugada de este martes 8 de noviembre, se registró una nueva alerta desde la localidad de Las Bodegas, límite entre los cantones de Sígsig y Chordelég, al oriente de Azuay. Tras la evaluación, la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) informó que, por efectos del fuego, desaparecieron chaparro, fauna, flora y bosque nativo, así como aves silvestres. Todo el daño tardaría unos 50 años para reforestarse.

La zona con mayor afectación está en El Carmen de Pijilí, cantón Ponce Enríquez, con 100 hectáreas. El incendio se activó el 29 de octubre y fue controlado el 3 de noviembre. Las labores para apagar el fuego fueron complicadas debido al clima y la geografía de la zona, indicó la SGR.

Solamente entre el 2 y el 6 de noviembre se consumieron 195,32 hectáreas de bosque por incendios forestales. Otra de las zonas con problemas es Molleturo, donde se registraron aproximadamente 75,71 hectáreas devastadas.

Las autoridades buscan, en coordinación con la Gobernación del Azuay, Secretaría de Gestión de Riesgos, Policía Nacional, Ministerio del Ambiente y Bomberos de Cuenca, identificar a los presuntos autores de las quemas de los bosques para aplicar lo que determina el Código Orgánico Integral Penal. El fuego habría sido ocasionado por nativos de las zonas afectadas.

En lo que va del año se registran 1.397,90 hectáreas de bosques nativos destruidos, anota el informe oficial. Las emergencias se presentaron en Cuenca, Gualaceo, Paute, Sígsig, Pucará, San Fernando, Nabón, Camilo Ponce Enríquez y Santa Isabel, con distintos grados de afectación.