Exclusivo
Actualidad

A una joven de Quito la persiguen los espíritus

Dice que mira personas muertas desde que era una niña. Las ve en su casa, en la calle y conversa con ellos. Su familia creía que estaba poseída.

Enigma - Espíritus - Mujer
La mujer dice que constantemente ve aparecer espíritus.Adrian Peñaherrera

Mientras el equipo de Diario EXTRA realizaba fotos para este reportaje, Juliana (nombre protegido) se quedó estática. Frotó con sus dedos la cadena de plata que llevaba en el cuello y suspiró. Vio un espíritu...

Ella vive en la avenida La Ajaví, sur de la capital, y contó que observa el alma de los muertos y otros seres desde que era una niña. No sabe la razón. Solo pasa. Recordó que a los seis años su abuela la fue a visitar a su casa. Jugó y platicó con ella durante horas.

Lo que no sabía Juliana es que ella había fallecido hace años. Cuando su padre le preguntó con quién hablaba, la niña le contó lo sucedido, pero no le creyó. “Me dijo que solo era mi imaginación”.

Luego de eso, la pequeña no contaba lo que miraba y las apariciones se hacían más frecuentes. Comentó que cuando salía a la calle, aparte de observar a las personas que caminaban frente a ella, veía a otra gente a la que intentaba acercarse, pero no podía.

tigrillo

Una familia de Orellana en líos con la ley por tener un 'lindo gatito' en su patio

Leer más

En reuniones familiares, Juliana notaba que había personas que no estaban en la lista de invitados y cuando trataba de hablar de esto con alguien, creían que deliraba.

A los 14 años le hicieron un exorcismo con pastores de una iglesia cristiana. Ellos pensaban que la adolescente estaba poseída por el demonio. Pero el ritual no ayudó en nada. Es más, la sensibilidad ante estos fenómenos creció en ella.

"Ella debe acercarse a los chamanes o a personas que practiquen Reiki y Tai chí para que pueda manejar la energía de los seres que percibe”.Christian Adrena. Experto en temas paranormales

La energía

Juliana estuvo casada durante seis años y con su exesposo tuvo un hijo. Mientras estaba embarazada veía que un anciano se acercaba todas las noches a su marido y la observaba a ella.

Luego de un tiempo comenzaron a hablar entre ambos, hasta que un día despertó su esposo y le preguntó con quien conversaba. Juliana tuvo recelo de decirle, pero cuando le narró lo que charlaban y le describió cómo era ese hombre, su expareja se puso a llorar: “Él era mi abuelo”, le dijo.

Enigma - Espíritus - Mujer
La chica quiere dejar de ver a estos seres. Dice que absorbe la energía de ellos.GUSTAVO GUAMAN

Juliana admitió que no le gusta presenciar este tipo de cosas porque siente que se le pegan las energías de estos seres y busca la manera de evitar estos acontecimientos. Christian Adrena, experto en temas paranormales, explicó que es difícil cerrarse o cegarse a este tipo de situaciones. Para él, Juliana nació con el don de ver seres de otras dimensiones.

Añadió que los espíritus saben que ella los ve y por eso intentan que la joven sirva de canal para enviar mensajes ‘al mundo de los vivos’. Adrena recomendó que no evite ser parte de estas apariciones porque los espíritus la continuarán persuadiendo y “la llenaran de tanta energía que podría enfermarse”.

Explicó que sus familiares cometieron un error al exorcizarla porque, según el experto, con estos rituales lo que se hace es abrir más las puertas de otras dimensiones, otorgándole más sensibilidad a la joven.

Por eso le recomendó que visite a un chamán para que la ayude a cerrar los puntos energéticos por donde ingresan las entidades. “También puede utilizar amuletos con piedras de jade y cadenas de metal para manejar de mejor manera las apariciones”.