Exclusivo
Actualidad

Cayó de un juego mecánico

Los padres de la chica de 16 años exigen que se descubra a los responsables.

Foto de Sistema Granasa
Los juegos se instalaron el pasado fin de semana y la desgracia ocurrió el martes.Héctor Anchatuña

Ocho horas duró la intervención quirúrgica a Jennifer Osorio, la joven que ‘voló’ desde un juego mecánico y quedó gravemente herida.

La colegiala, de 16 años, está internada en una casa de salud en el norte de Quito. Raúl Osorio manifestó que su hija está delicada porque presenta lesiones de consideración en distintas partes del cuerpo.

El miércoles, la menor permaneció ocho horas en el quirófano, los galenos realizaron la operación en las heridas que afectaban a la muchacha.

“Habría salido bien la cirugía, pero mi hija me dice que no siente las piernas, eso nos preocupa mucho”, comentó el padre de familia, quien después de una hora visitó a la paciente, que necesitará una larga rehabilitación.

La mañana de este 15 de noviembre, el abogado Luis Aníbal Valladares, que está a cargo de las diligencias judiciales por el accidente de la joven, expresó que “la Fiscalía deberá realizar las indagaciones para ubicar a los responsables del accidente, porque no sabe quién es el responsable legal de los juegos de diversiones”.

Para las curaciones, una representante del parque de distracciones entregó una garantía de seis mil dólares en el hospital, manifestó el jurisconsulto.

El percance ocurrió pasadas las 18:00 del martes 13, cuando Jennifer, en compañía de otros amigos del colegio, se trasladó al City River Park, a divertirse en los juegos mecánicos que se instalaron el pasado fin de semana, en unos terrenos de la parroquia El Quinche, que está celebrando festividades.

Los colegiales, entre ellos la joven, se habían subido al juego mecánico Spin House, que sube y baja dando vueltas.

No pasó mucho tiempo y la diversión de los muchachos fue interrumpida porque la joven había empezado a deslizarse del asiento. En una de las vueltas del juego salió despedida violentamente, en medio de la angustia de los presentes, que vieron cómo la colegiala se impactaba en el suelo.

Enseguida los amigos fueron a comunicar lo acontecido a los padres de la víctima, quienes fueron corriendo al sitio y encontraron a su hija con el cuerpo completamente golpeado, pero consciente. Solicitaron una ambulancia y la trasladaron al hospital de Calderón, donde fue estabilizada, para después ser transferida a otra casa de salud, donde está internada.

(HA)