Exclusivo
Actualidad

K-Pop, la industria musical que consume a sus estrellas

En los últimos meses, tres estrellas surcoreanas fallecieron bajo sospechosas circunstancias.

Imagen Diseño sin título

Cha In-ha (der), de 27 años, murió el 3 de diciembre. Goo Hara (cen), de 28, murió el 24 de noviembre. Sulli (izq), de 25, murió el 14 de octubre.

K-Pop, la industria surcoreana que dio a luz a varias estrellas de la música y televisión, en los últimos meses se ha vestido de luto tras la muerte de tres de sus artistas. La depresión y ansiedad le ganaron la batalla a estos idols, quienes no pudieron continuar con la vida ficticia que les creó la compañía.

Pequeñas narices, ojos grandes, piel de porcelana, cuerpos delgados, melenas prolijas y sonrisas impecables, son los estrictos cánones de belleza que la industria del K-Pop le ha impuesto a los jóvenes que desean entrar en sus grandes ligas. Este estilo dejó de ser un género musical y se convirtió en un estilo de vida y una manera de hacer negocios.

▶Lee: Escándalo sexual sacude al K-pop: Sentencian a exestrellas por violación

En los noventa, en Corea del Sur, nació el K-Pop, de forma lenta entró a los espacios musicales occidentales hasta convertirse en lo que es hoy: la más grande industria musical a nivel mundial. Las pruebas son claras, de los cinco videos más exitosos de YouTube dos le pertenecen a este género Blackpink con su canción ‘Kill this love’ y BTS con ‘IDOL Official’.

Los personajes del estilo se los denominan idols, son jóvenes moldeados y entrenados desde muy pequeños en agencias de talento. Pero llegar a la cima de esta industria, no significa tener éxito en la vida. Las intérpretes Goo Hara (28) y Sulli (25) lucharon durante años contra una industria que esperaba de ellas la perfección. Los comentarios negativos, rumores que circulaban en internet y amenazas las consumieron que, en octubre y noviembre de 2019 (respectivamente), acabaron con sus vidas.

▶Lee: Los millennials están destinados a vivir menos

A las muertes de las cantantes se les sumó la del actor Cha In-ha, de 27 años. Su representante lo encontró inconsciente en su departamento. A pesar que Fantagio —agencia que lo manejaba— no confirmó la razón de su fallecimiento, los rumores sobre un suicidio son grandes. Por su parte, la compañía a través de un comunicado pidió que no se especule y que se respete el dolor de su familia.

Las recientes muertes de las estrellas del K-Pop abrieron el debate sobre la presión que siente los artistas surcoreanos. El entrenamiento que tienen para conseguir las elaboradas coreografías con las que se presentan o salen en sus videos musicales sumado al extremo control de cada paso que dan en los medios y redes sociales ha generado críticas hacia cómo esta subcultura trata a sus estrellas.