Exclusivo
Actualidad

El ‘ángel de la guarda’ de Las Vegas conmovió al mundo

La foto en la que aparece Matthew Cobos, ayudando a las víctimas del tiroteo, se viralizó en Internet.

Imagen fotolasvegas3
Cobos cubrió los ojos de la mujer en un intento de impedir que ella viera lo que sucedía a su alrededor. La foto muestra el momento en que su mano intentó proteger su rostro.Getty / David Becker

La masacre registrada el domingo 1 de octubre en Las Vegas, dejó más de 50 fallecidos y un total de 500 personas heridas. También dejó una serie de imágenes con las que es posible revivir los momentos de angustia y tensión de aquel día en que un contador jubilado, de 64 años, arremetió contra los asistentes de un concierto.

En el medio del caos desatado luego de que Stephen Paddock abriera fuego —desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay— contra los fanáticos de la música country en el festival Route 91 Harvest, una imagen en particular devolvió la esperanza a un país conmocionado.

Esa fotografía capturada para Getty, por David Becker, ha recorrido y emocionado al mundo. La gráfica muestra a quien los usuarios de redes sociales llamaron, en un primer momento, el ‘ángel de la guarda’ de Las Vegas.

La identidad del hombre, que se convirtió rápidamente en un héroe anónimo en la web, fue posteriormente revelada: su nombre es Matthew Cobos y forma parte de la armada estadounidense.

Durante el tiroteo, Cobos se transformó en un ‘escudo humano’ y protegió una mujer herida. Becker, aseguró que luego de llevar a la mujer a un resguardo, este soldado regresó para ayudar a los demás heridos. El fotógrafo de Getty también informó que el ‘ángel’ consoló a la mujer hasta lograr levantarla para llevarla a un resguardo.

Se conoce que para ayudar a las víctimas, Matthew Cobos usó su cinturón como torniquete para detener hemorragias.

Cobos actualmente reside en Hawai y es explorador de caballería en el Ejército. Luego de reunirse con su familia en California, contó que cuando corría por la zona del tiroteo, escuchaba cómo las balas chocaban en el suelo.