Exclusivo
Actualidad

Sorpresa por sus 118 años

Le hicieron la caída en su humilde vivienda del sitio El Habra, en Manta

Imagen foto
María Natividad Calderón Reyes recordó el viernes un año más de vida.Hernán Lucas

La sorprendieron con torta, globos, bocaditos y música. Los 118 años que cumplía doña María Natividad Calderón Reyes no podían pasar inadvertidos. Por eso, los pobladores de la comunidad donde habita, El Habra, ubicada a 37 kilómetros de Manta, en la provincia de Manabí, le hicieron la caída el pasado viernes.

La cumpleañera, quien apenas pronuncia palabras, desde su pequeña cama, con gestos mostraba alegría, pero a la vez se sentía sorprendida de ver tanta gente en su humilde hogar. Con el apoyo de dos de sus allegados fue levantada y ubicada en el centro de la colorida mesa arreglada para la ocasión.

Tras cantarle el ‘Happy birthday’, Natividad logró apagar las tres velas que tenía el pastel adornado en el centro con su fotografía. Y los aplausos no se hicieron esperar por parte de los presentes, quienes emocionados gritaban: “Viva la santa”.

Edith Reyes, de 72 años, lleva gratos recuerdos de la agasajada, a quien califica como una mujer trabajadora, en su época, en labores del campo.

Tuvo solo un amor en su vida que fue su esposo Lorenzo Santana, con quien no procreó hijos y falleció a los 78 años.

Carmen Julia Reyes, mentalizadora del festejo, agregó que El Habra carece de contaminación y que su ubicación geográfica, al estar frente al mar y con un clima cálido, ha permitido que esta mujer llegue a los 118 años de vida.

“La buena alimentación como el pescado del mar a su mesa, la gallina criolla y otros alimentos que son cultivados en estas tierras por su propia gente, ha permitido que María Natividad se conserve aún con vida. Alguna vez ella nos contó que bañarse mucho con agua helada, pero del mar, ayuda a fortalecer los huesos y a mantenernos con buena salud”, narró la organizadora.

Yolanda Rivera Calderón, de 69 años, la única hija adoptiva de María Natividad Calderón, es quien ve por ella.

La mujer no pudo contener sus lágrimas ante el inesperado acontecimiento. Y en medio de la emoción contó los momentos difíciles que les ha tocado pasar. Sin embargo, dio gracias a Dios por permitirle tantos años de vida a su progenitora. Ambas viven solas y sobreviven de lo que los vecinos y amigos les hacen llegar.

Denuncia:

Alguien le cobra su bono gubernamental

María Natividad habita en una covacha levantada a base de caña guadua y sostenida por cuatro pedazos de maderos. Contó su hija que hace dos años les prometieron ayudarlas con una vivienda, pero hasta la fecha no les han cumplido. Y esto no es todo lo que les está pasando a estas mujeres consideradas símbolo de lucha en la parroquia San Lorenzo. Yolanda denunció que desde hace mucho tiempo su mamá recibía el Bono de Desarrollo Humano de 50 dólares.

Pero en los últimos meses, cuando se acerca a las ventanillas para retirar el dinero, le dicen que el sistema refleja que ya fue cobrado. “Me vi en la necesidad de denunciar este hecho en el MIES para que investiguen quiénes son las personas que cobran por nosotros”, recalcó la hija.

Yolanda trabaja en un restaurante donde solo gana si hay ventas en el día. Al salir deja a su mamá al cuidado de los vecinos, quienes la quieren mucho y brindan cuidados.