Exclusivo
Actualidad

Sin luz, “mi hijo se me muere”

Madre pide ayuda para que no le corten el servicio eléctrico. Su esposo se quedó sin trabajo y no ha podido cancelar las planillas durante la pandemia

miriam jesús
Miriam debe estar pendiente de su bebé, que solo pasa acostado en una cama.Gelitza Robles

El servicio de energía eléctrica para Miriam Matías es un asunto de vida o muerte. Su hijo menor, Jesús, tiene 85% de discapacidad y, para vivir, depende de un respirador, un succionador y un concentrador de oxígeno.

RELACIONADAS
Desde el pasado martes, la madre de familia no ha podido dormir tranquila, pues personal de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) les habría advertido que entre el 13 y el 15 de noviembre le cortarían el servicio si no pagaba una deuda de 451,25 que mantiene desde marzo.

El problema es que, desde que empezó la pandemia, el esposo de la moradora del sector Nuevo Ceibos (Socio Vivienda 3), en el noroeste de Guayaquil, se quedó sin trabajo. El hombre es quien trabaja en su hogar, puesto que ella se encarga del cuidado de Jesús, de 3 años y 11 meses, que, a causa de su discapacidad, no puede valerse por sí solo.

Aunque su marido consiguió trabajo como guardia en junio pasado, sus ingresos han estado destinados a pagar las deudas que adquirieron durante el aislamiento para poder subsistir.

Según Miriam, personal de la CNEL se comunicó con ella la tarde de ayer para verificar su caso y explicarle cuál es el paso a seguir para obtener un financiamiento de su deuda.

Ella asegura que desea pagar, pero lamentablemente sus ingresos no alcanzan para costear más de 100 dólares que, calcula, debe pagar mensualmente. “Lo único que pido es que no me corten el servicio porque sin él, mi hijo se me muere”, rogó Miriam.

En el sector, otras madres pasan situaciones similares a las de la señora. Rosa Elena Navarro y Joselyne González también se quedaron sin trabajo. Ellas no han cancelado varios meses de las planillas y temen que les corten la energía.

“Mi niña (9 años) también tiene discapacidad y se alimenta por una sonda. Hay que licuarle la comida. Sin luz, no podría hacerlo”, cuenta Joselyne.

Las mujeres claman por algún tipo de ayuda porque, sin trabajo, carecen de los recursos económicos para el pago de sus deudas.

No le cortarán el servicio

El Departamento de Comunicación de CNEL informó a este diario que "la empresa está revisando la situación de la señora, Este jueves (12 de noviembre de 2020) estará en su domicilio para realizar una inspección en sus instalaciones internas que le permitan optimizar sus consumos".

Además, añadieron que al tratarse un caso especial, por la condición del niño, ella no tendrá suspensión de servicio y "nos acercaremos a presentarle la mejor opción para sus abonos".

TE RECOMENDAMOS