Exclusivo
Actualidad

Mafia balcánica: Atraída por la ambición

Integrantes de la mafia balcánica se radican en Ecuador. Buscan convertirse en líderes y crecer en los negocios del narcotráfico.

DROGA
Esta agrupación controla el 40 % del tráfico de drogas en el mundo, según reportes interncionales.CHRISTIAN VINUEZA (Archivo)

Largas jornadas en gimnasios o cafeterías resumen el día a día de los líderes de la mafia balcánica que están asentados en Ecuador. En esos espacios, siempre que no existan restricciones, organizan y deciden las acciones que tomarán para el tráfico de sustancias estupefacientes, de Sudamérica a Europa.

Son al menos 18 extranjeros, entre kosovares, albaneses, serbios, macedonios y montenegrinos, los que César Peña, fiscal de Guayas, ha investigado en los últimos siete años. Afirma que el factor común ha sido esa manera de llevar sus negocios, “en lugares públicos, pero que a la vez prestan cierta privacidad”.

Para el funcionario no existen dudas de que la mafia balcánica opera desde nuestro país, pues es lo que han arrojado las investigaciones del Ministerio Público.

Cuatro ciudadanos balcánicos han sido asesinados en Ecuador, entre 2017 y 2020.

¿Qué los motiva a ejecutar sus envíos desde este lugar y no solo de Colombia o Perú, los mayores productores de cocaína en el mundo? La respuesta está en un informe de la Iniciativa Mundial Contra el Crimen Organizado Transnacional, denominado ‘Tentáculos Internacionales, Puntos Globales Calientes del Crimen Organizado de los Balcanes’.

En el reporte se muestran diferentes razones (ver infografía), pero se destaca como primer motivo que para la delincuencia organizada, al igual que en el sector inmobiliario, la ubicación es lo más importante. Y Ecuador está entre los países ‘fabricantes’ del 90 % de la cocaína que se mueve en el planeta.

En el informe, de alcance mundial, se dedica un capítulo a nuestro país y se explica cómo echó raíces aquí esta mafia.

En Guayaquil, hasta 10 mil dólares pagaría la mafia balcánica a traileros para cambiar sus rutas y permitir la contaminación de contenedores.

De acuerdo a la investigación, esto nace de una serie de situaciones ocurridas a partir de 1990, con la fragmentación de carteles colombianos, que dio paso a intermediarios que hicieron nexos con grupos mafiosos italianos.

Y es con estas organizaciones narcocriminales que los balcánicos, principalmente los albaneses, concretan acuerdos para trabajar en conjunto, pues ya se habían logrado “envíos de varias toneladas” de droga.

Es por eso que, al detectar una crisis entre los narcoproductores en Colombia, en 2008 fue enviada una delegación de albaneses en representación de las mafias conocidas como la ‘Ndrangheta y la Camorra, cuyas bases están en Regio de Calabria y Nápoles, respectivamente, en el sur del país europeo.

“Suelen hacerse pasar por empresarios o turistas y hablan español muy bien, lo que facilita sus conexiones con grupos criminales locales. El trabajo de estos emisarios es hacer contactos, negociar tratos (incluidos los precios) y organizar el envío”, se señala en el documento.

Los balcánicos aún hacen estos trabajos para las mafias italianas, que son enemigas entre ellas, y también han aprovechado para hacer crecer sus tentáculos, pues se han radicado en diferentes países de Sudamérica, legal o ilegalmente, para ser “ojos y oídos de sus jefes en Europa”.

En Ecuador se establecieron a partir de la llegada del albanés Arbër Çekaj. Él habría arribado entre 2008 y 2009, pero no como un criminal, sino como empresario, pues montó una exportadora bananera que se convirtió en “un negocio fructífero, ya que en pocos años se convirtió en el mayor traficante de drogas de Albania”, se señala en la documentación.

El extranjero utilizaba los envíos de plátanos para contrabandear. Y lo hizo hasta que fue descubierto, el 4 de abril de 2015, y no por la policía, sino por la curiosidad de los trabajadores de una hacienda bananera del cantón Milagro, en Guayas.

Esta agrupación desembolsaría, solo en coimas, entre medio y un millón de dólares para evitar controles, según reporte.

A los jornaleros habían llamado la atención cuatro cajas con banano de mala calidad. Es por eso que, antes de que el contenedor con la carga fuera retirado del sitio, ellos se quedaron con un cartón. Luego, descubrieron que contenía droga y alertaron a la Policía local.

Sin embargo, Çekaj no fue detenido y salió del país. El ‘progreso’ que el albanés tuvo en Ecuador habría motivado a otros miembros de la mafia balcánica a radicarse en nuestro país.

Es por eso que la Policía ecuatoriana mantiene contacto permanente con la Comunidad de Policías de América (Ameripol) y la Comunidad de Policías de Europa (Europol), menciona el subdirector nacional de Investigaciones, general Víctor Araus.

Para el oficial, la coordinación es importante, porque nuestro país es considerado “puerto de tránsito para la salida de la droga”.

Centros de operaciones

El fiscal César Peña sostiene que el principal centro de operaciones que la mafia balcánica tiene en Ecuador es la Zona 8, que comprende Guayaquil, Samborondón y Durán.

Pero el informe considera también al cantón Machala, capital de la provincia de El Oro, por su cercanía a Perú, pues la ciudad bananera está a una hora de la frontera y también cuenta con salida al mar.

Existen asociaciones entre albaneses y ecuatorianos. Estos últimos serían los encargados del trabajo ‘sucio’, porque los balcánicos, “cuando vienen, no tocan ni un gramo de cocaína”.

_archive_Fotos_1-4150002 (30436315)

Una mafia 'invisible' hace base en Ecuador

Leer más

En Ecuador son líderes

Algunos de los emisarios de esta estructura criminal deciden quedarse en Ecuador también por ‘aspiraciones’ personales, porque en sus países de origen suelen ser mandos medios y por el método de liderazgo, por clanes, jamás llegarán a lo más alto del poder.

Es por eso que deciden radicarse, pues al hacerlo serían ‘promovidos’ a jefes de sus propias células narcocriminales.

Liderados por cuatro clanes

La mafia balcánica es liderada principalmente por cuatro grupos familiares. La ‘Grupa Amerika’, originaria de Belgrado, fue detectada en Sudamérica en 2016, cuando en julio fue detenido en Perú Zoran Jakšić, el segundo al mando, quien habría organizado una estructura para el envío de cocaína peruana desde Ecuador.

El siguiente clan es el ‘Grupo Šarić’, liderado por el serbio Darko Šarić’, de quien no existen registros de operaciones en nuestro país, pues su agrupación compraría droga en Colombia para enviarla por el Atlántico, desde Brasil o Uruguay.

El tercer grupo familiar es el de Sreten Joci, quien haría envíos a Europa a través del Caribe. Finalmente, está el clan Berane, que operaría desde Colombia y Venezuela, según el informe.