Manabí: Se aferran al mate para hallar a niña

Exclusivo
Actualidad

Manabí: Se aferran al mate para hallar a niña

En el cantón Flavio Alfaro, una canoa se viró y sus pasajeros cayeron. Emplearon creencia ancestral en rastreo de desaparecida

río
En uno de los afluentes del cantón Flavio Alfaro se produjo un lamentable accidente.Cortesía

Las lágrimas de los familiares de Johana Guadalupe Moreira Cuadros, de 3 años, se perdían en las aguas del río Pescadillo. En ese afluente del cantón Flavio Alfaro, provincia de Manabí, desapareció la niña, tras virarse la canoa en la que viajaba la tarde del viernes.

Con oraciones, los parientes guardan la esperanza de encontrar su cuerpo. Incluso han lanzado al agua velas encendidas en mates, siguiendo la creencia ancestral para localizar a un ahogado.

Mercedes Cagua, tía de la menor de edad, narró que seis familiares, entre ellos la pequeña, salieron desde el sitio La Virgencita con dirección a Cajones, donde los esperaba otros allegados.

Se embarcaron en una canoa para el planificado viaje e ir a pasar unas vacaciones, pero la muerte se lo impidió.

“Todos los años van para allá de vacaciones, la canoa iba a pararse en el sitio El Mate”, narró con tristeza Mercedes.

La mujer contó que viajaban su padre, Miguel Cagua (54 años), su hermana Mayra Cagua (28), sus hijas Natalia Cagua (14), Yaritza Cagua (9), y los sobrinos Manuel Moreira (8) y la desaparecida Johana Moreira (3).

La madre de la niña tenía previsto viajar un día después, porque debía sufragar, pero decidió enviar a sus retoños con sus parientes. La tragedia truncó aquellos planes.

Se embarcaron unas 20 personas, entre ellos los parientes de Cagua. Habrían navegado aproximadamente una hora y cuando iban a hacer una parada en El Mate, “por situaciones que no sabemos y no encontramos explicación, se viró y todos fueron al agua”, precisó Mercedes Cagua.

En medio de la desesperación, unos pasajeros buscaron la forma de sostenerse de algo que les permita flotar, otros nadaron hasta la orilla.

Al percatarse que la niña se había hundido, Miguel Cagua, abuelo, trató de lanzarse al agua para buscarla, pero fue impedido. Las aguas estaban correntosas y la tragedia podría ser más grave.

Entre bomberos y moradores que acostumbran a nadar en este afluente, tratan de localizar el cuerpo. Para ayudar también aplican el método antiguo del mate: cuando se detiene y empieza a dar vueltas, allí estaría el cuerpo. (AG)