Exclusivo
Actualidad

En los genes de nuestros antepasados está la explicación a la muerte súbita

La muerte súbita se produce por anomalías en el corazón. Diagnosticarla en población vulnerable a esto no es sencillo, pero el gen FHOD3 ayuda a entender la enfermedad un poco más.

Imagen heart-attack-3177360_1920
Referencial. Sino se tiene al atención médica inmediata, el paciente puede morir.Pixabay

A la muerte súbita nadie la espera y como su nombre lo indica, es totalmente inesperada. La forma en que llega es progresiva y tarda solo segundos en avanzar: primero se va el pulso, se pierde el conocimiento y finalmente, la capacidad de respirar.

Un nuevo estudio liderado por un cardiólogo argentino y publicado en la revista americana de Cardiología explica con detalle cómo incide el gen FHOD3 en el desarrollo de la microcardiopatía hipertrófica, una de las causas por excelencia de la muerte súbita.

¿Pero qué es eso? Tener microcardiopatía hipertrófica significa que “el ventrículo izquierdo del corazón ha crecido más de lo habitual, por lo tanto las cavidades varían”, detalla el cardiólogo Marlon Toro, quien asegura que aunque es difícil detectar el problema, hay que fijarse en ciertos síntomas.

La herramienta básica de la que hay que partir para descartar cualquier anomalía en el corazón, como explica el especialista, es un ecocardiograma. Adicionalmente es recomendable ponerle atención a nuestro historial familiar, si hay pérdida de conocimiento brusco, palpitaciones constantes y todo lo que aquí menciona la Fundación del Corazón de España.

Lo importante del gen recientemente asociado con esta enfermedad es la capacidad de reacción que pueden tener los futuros pacientes. Para lograrlo se estudió el ADN de 7.000 personas y se les dio seguimiento durante tres años.

La generalidad de padecer microcardiopatía hipertrófica es sobre todo la de un mal silencioso y hereditario.

En esta lista de problemas que activan la muerte súbita también se cuenta la cardiopatía isquémica como la principal, miocarditis, hipertensión pulmonar, tumores intracardiacos, entre otros.

Además, hay que aunque muy ejercitados y todo, los deportistas no se libran e morir súbitamente en la cancha, que fue lo que le pasó a Marc Vivian Foé, del equipo de Camerún en 2003 en un partido frente a Colombia. No ha sido el único y estos desmayos fulminantes en pleno juego, muchas de las veces han quedado grabados.

De acuerdo con el cardiólogo Toro estas muertes se dan por un “exceso de entrenamiento deportivo”, por lo tanto, hasta la actividad física hay que tomarla con calma.

Ya como tratamiento y prevención, hay que revisar bien el historial cardiaco de la familia y luego si se diagnostica con microcardiopatía hipertrófica por ejemplo, someterse a tratamiento médico, usar un desfibrilador —que como explica Toro funciona como un marcapasos, pero que corta las arritmias en el corazón— e incluso, hay la posibilidad de cirugía cardiovascular.

La edad, sin embargo, no determina en qué momento puede ocurrir la muerte súbita. Hay recién nacidos, que entre los 0 y 6 meses, tienen el riesgo de morir así.

Ecuador está más que vinculado a estos problemas, porque los infartos están entre las principales causas de muerte. Así que a ponerle atención al guacho, fatigarse por todo no es normal.