Exclusivo
Actualidad

Decapitaron a una niña en pleno parto y recibieron sentencia

Dos médicos fueron sentenciados este año por un caso ocurrido en 2012, en Puyo.

Imagen mama-sosteniendo-a-su-hijo-en-el-hos (24085512)
Referencial. La madre tuvo un ataque de preclancia.Internet

Cinco años han pasado desde que a una bebé le retiraron la cabeza durante su nacimiento en un hospital de Puyo, capital de Pastaza. El procedimiento se hizo con fines médicos, según los especialistas.

Aún así, los galenos que asistieron ese parto fueron condenados a un año de prisión por homicidio inintencional. La sentencia fue ratificada este año, cuando el abogado Marcos Espinoza pidiera que se revisara en casación las decisiones iniciales. “Al principio fueron sentenciados ambos médicos a tres meses de cárcel”, indicó.

Tras esa decisión, los acusados interpusieron una apelación porque se les exigía el pago de 20 mil dólares por daños y perjuicios. Se aceptó parcialmente y se ordenó que fueran a prisión solamente por 30 días y la cancelación de 8 dólares de multa.

El nuevo fallo, de los 12 meses de encarcelamiento, se hizo hace dos meses. Pero desde entonces, los implicados no han sido detenidos, según Espinoza. “Un médico renunció y el otro se acogió a la jubilación”, comentó el jurisconsulto.

Lo que se espera actualmente es que se hiciera efectiva la boleta de encarcelación de los implicados.

El hecho

En 2012, los padres de la bebé denunciaron que su caso se trató de una presunta negligencia médica. El progenitor de la infante detalló que ese año llevó a su esposa embarazada a la casa asistencial para que diera a luz, pero los dolores eran tan fuertes que ellos solicitaron a los doctores que se realizara una cesárea.

Los profesionales indicaron que la infante nacería por parto normal, ya que la señora tuvo otros alumbramientos de esa manera. Las complicaciones llegaron cuando la bebé se atascó en la parte íntima de su madre y, según la información judicial, se tuvo que cortar la cabeza de la niña.

Fue en ese instante cuando se le practicó una cesárea para retirar el resto del cuerpo con el fin de salvar la vida de la progenitora. Allí comenzaron los problemas entre los allegados de la paciente y los representantes del hospital.

En esa época, los familiares de la niña fallecida incluso denunciaron que no quisieron entregarles el cadáver. La intervención de Fiscalía hizo que se recuperara lo que quedaba del cuerpo, comentó el padre, según el proceso legal.

Al poco tiempo, la niñita fue sepultada en el cementerio de Puyo, luego de realizarle una misa de cuerpo presente en una iglesia de la localidad.

(MAG)