Exclusivo
Actualidad

Monasterio guarda historia de Cuenca

Galería recoge lo espiritual de la Ciudad antigua. Quienes llegan por sus fiestas pueden visitar este hermoso lugar.

Foto de Sistema Granasa
Estatuas recrean el estilo de vida que tenían las religiosas dentro del monasterio.Jaime Marín / EXTRA

A dos días de celebrar sus 198 años de independencia, Cuenca se abre al público para que los visitantes conozcan sus atractivos y su cultura cargada de religiosidad.

Por ello el museo del Monasterio de Las Conceptas muestra sus valiosas obras artísticas a los turistas. La galería está ubicada en el centro histórico de la capital azuaya, en las calles Hermano Miguel, entre Presidente Córdova y Juan Jaramillo.

Jorge, de 8 años y Pamela de 7, junto a su abuelita conocieron por primera vez los secretos de las Madres Conceptas, al interior de un museo constituido en 1986.

Una estatua de una religiosa, de rodillas, orando y con un libro en sus manos, ante un crucifijo colgado de una pared blanca y de barro. La figura de la monja recrea una de las celdas donde dormían las novicias, donde tenían una cama con sábanas y cobijas de color blanco; cortinas abiertas y bajo el lecho una bacinilla para las necesidades fisiológicas menores, el cuarto además estaba provisto de una lavacara y unas toallas.

“Es la representación de la vida de las religiosas en su ofrecimiento de fe y pasión espiritual”, manifestó la directoral del museo, Mónica Muñoz.

La exposición está en 19 salas del interior de una casa grande, de cuatro patios y cuartos de adobe y bahareque, que era parte de la enfermería del claustro que en 1599 albergó a jóvenes mujeres de entre 8 y 12 años que decidían servir a Dios.

Pero en esta exhibición no solo se representa el servicio a Dios que tuvieron las monjas en el lugar, sino también cómo vivían dentro de este claustro.

Otra de las efigies detalla cómo las religiosas cocinaban en un horno de carbón con ollas de barro los deliciosos dulces. También en el sitio hay recreaciones de cómo las monjas eran hábiles para las costuras de las indumentarias que utilizaban los sacerdotes.

En este museo no solo se puede conocer sobre la vida de las novicias, sino también más de la cultura artística, ya que se pueden ver obras muy valiosas.

En una de las salas se halla el ‘Risco’, uno de los conjuntos escultóricos más apreciados. Se mira el niño Jesús, María y San José, policromados y con sus vestidos adornados con franjas, entre juguetes.

También la pintura de óleo sobre lienzo de la Virgen de la Merced, hecha por sor María de la Merced, exreligiosa del convento y quien se convertiría en la primera mujer ecuatoriana en pintar un cuadro.

No son solo obras de arte religioso lo que se experimenta en los recorridos. “Cada grada, cada rincón, las vetustas columnas de madera que levantan la rústica edificación, los árboles milenarios que brotan de los 4 patios interiores, donde están sembradas las plantas medicinales, son parte de este emocionante museo”, acotó Muñoz.

La administradora de esta galería asegura que el lugar es mágico, porque cautiva a quienes lo visitan.

Al mirar a través de una ventana o detrás de una puerta se palpa el espíritu latente que personifica este oculto jardín de Cuenca tan antiguo. Se conjuga con pinturas, repujados, porcelana, juguetes, agrega la directora del museo al destacar que se trata de una historia digna de recorrerla.

El museo abre sus puertas de lunes a viernes, de 09:00 a 18:30, y los sábados y feriados de 10:00 a 17:00. El costo de la entrada es de 3.50 dólares.