Exclusivo
Actualidad

Representantes de Monte Sinaí llegaron a Quito para Resistencia Hábitat

Alrededor de 40 personas de ese sector buscaron expresar cómo se siente frente a los constantes desalojos y lanzar el proyecto ‘Soy Monte Sinaí, Soy Guayaquil’.

REUNION
Referencial

El objetivo fue expresar cómo se sienten frente a los constantes desalojos. La mañana de este 17 de octubre, 40 representantes del sector Monte Sinaí llegaron a Quito, específicamente a la Universidad Central del Ecuador, para participar en el foro paralelo Resistencia Hábitat.

Sus rostros resplandecían de alegría. Eso, luego de que los representantes del Tribunal Internacional de Desalojos recomendaran que Monte Sinaí debía ser declarada como una zona libre de desalojos. Además, instaron a las autoridades a que protegieran el derecho a una vivienda digna.

Manuel Orellana, representante de la comunidad, reconoció que “me invadió de alegría el corazón. Recordé mi esfuerzo, el de mi familia, la lucha de la gente de Monte Sinaí... Siento que no ha sido en vano. Alguien por fin nos entendía, comprendía el drama humano que estamos viviendo”.

La delegación internacional también recomendó que se declarara una “moratoria inmediata”, para que se conforme una mesa de diálogo para definir políticas de vivienda que permita el reconocimiento de la legalización y el mejoramiento de barrios con modelos de gestión colectiva.

Entre tanto, los moradores de Monte Sinaí caminaron por los espacios de la Universidad Central. Allí indicaron que antes los habitantes solo eran recordados por temas de droga, pobreza o desalojos, pese a integrar una población densa que alcanza las 200 mil personas.

En este asentamiento humano –ubicado en la Perimetral Noroeste (Guayaquil)- viven personas que con sus trabajos aportan al Puerto Principal como empleadas domésticas, obreros de fábrica, choferes entre otros y aunque son parte del motor que mueve la economía de Guayaquil son invisibles.

Por esa razón, lanzaron la campaña ‘Soy Monte Sinaí, Soy Guayaquil’, la misma que será publicada en redes sociales como una forma de fortalecer su identidad, empoderar a sus habitantes y visibilizarlos.