Exclusivo
Actualidad

Le falló el corazón “durante un clímax”

Autoridades aseguraron que mujer hallada sin vida en un departamento en El Cóndor, padecía una enfermedad cardiaca congénita.

Imagen photo5053598408014669774
El cuerpo de Graciela estaba cubierto con una manta. Tenía entre 5 días de descomposición.Cortesía

Graciela Magdalena Alvarado Segovia era oriunda de Manabí y estaba próxima a cumplir 36 años este sábado. Sin embargo, una enfermedad congénita cardiaca acabó con su existencia.

La mujer fue hallada sin vida por su exconviviente la tarde del martes 26 de diciembre, en la cooperativa El Cóndor, en el noroeste de Guayaquil.

No se sabía nada de ella desde el pasado viernes 22 de diciembre, por lo que su ex solicitó al dueño del inmueble las llaves del departamento que la fallecida alquilaba. Al ingresar encontró su cuerpo en estado de descomposición.

Según un informe policial, el deceso se produjo por un infarto al miocardio y un derrame cerebral. El coronel Germán Cevallos, jefe zonal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes (Dinased), confirmó a EXTRA que Graciela padecía una enfermedad congénita cardiaca desde pequeña.

Al parecer, indicó, la víctima sufrió un infarto “durante un clímax que tuvo y pereció”. Se investiga si estuvo acompañada ese momento.

Cevallos añadió que el cuerpo no registró signos de agresión, por lo que se descartó el hecho como una muerte violenta. Tampoco estaba embarazada.

El jefe policial manifestó que tanto la pareja como el exconviviente de Graciela, quienes fueron retenidos la tarde del martes para investigaciones, quedaron en libertad sin que se les formule cargos.

Por su parte, César Peña, fiscal de Flagrancia, explicó que en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), el artículo 153 tipifica el abandono de una persona con riesgo de su integridad física, con una pena de uno a tres años.

El mismo artículo, agregó Peña, aumenta la pena privativa de 16 a 19 años, en caso que se produzca la muerte de una persona. En este caso, indicó el funcionario público, la persona que estuvo con la víctima “tuvo que haber llamado a una ambulancia o policía” y notificar el hecho.

Peña dijo que los médicos legistas deberán tomar muestras de tejidos, sangre y fluidos corporales, con la finalidad de determinar un rastro de ADN e identidad de la persona que haya estado con Graciela antes de su muerte para que rinda su versión de los hechos. (AVB)