Exclusivo
Actualidad

Decomisan en Milagro 180 mil dólares en pirotecnia

Los juegos pirotécnicos estaban almacenados en un local que antes funcionó como chifa. No contaba con ventilación y según las autoridades, se había convertido en una “bomba de tiempo”.

Imagen 20181219_224359

Tres días de inteligencia permitieron que agentes de la Policía Judicial de la Subzona Guayas, identificaran un local que servía como bodega de productos pirotécnicos.

Se trataba de un espacio aparentemente disponible para el alquiler, pues así lo demostraba un cartel con un número telefónico. Sin embargo, en su interior había más de doscientos cartones llenos de pirotecnia.

El Crnel. Dorian Calderón indicó que ante la falta de documentos que certifiquen la legalidad de la importación de los productos explosivos, se trataría de un delito de receptación aduanera.

No obstante, lo que más le preocupa, dijo, es las condiciones en las que se estaba almacenando la pirotecnia, pues el sitio carece de ventilación, no hay permiso del Cuerpo de Bomberos y está ubicado en una zona altamente comercial.

El allanamiento contó con la presencia de un fiscal que prefirió no pronunciarse, pasadas las nueve de la noche del miércoles. Sobre la vereda de la Av. Juan Montalvo entre Vargas Torres y Eloy Alfaro, a menos de una cuadra de la Fiscalía, se estacionó un camión policial para retirar todo el material decomisado.

El accionar de los agentes fue cuestionado por Andrea Farías Zambrano, quien se identificó como abogada de los dueños de la pirotecnia.

Manifestó que se trataba de un allanamiento ilegal, que los uniformados estaban abusando de su poder y que presentaría una denuncia al respecto. Sin embargo, durante todo el procedimiento, no presentó ningún tipo de documento solicitado por las autoridades que respalden la procedencia lícita de la pirotecnia.

El jefe de la Subzona Guayas de la Policía Judicial indicó además que las investigaciones continúan, pues por ahora lo que se conoce es que el producto decomisado valorado en ciento ochenta mil dólares, fue traído desde Taiwán e ingresado por la frontera con Perú.

“Si no presentan los documentos habilitantes, todo este producto será destruido por personal especializado de la Policía Nacional”, sentenció el alto mando policial.