Exclusivo
Actualidad

“Pilas con la mascarilla”

A través de centrales, Guayaquil y Daule buscan evitar la propagación del coronavirus. También aportan en la educación y disuasión de la delincuencia.

Cámaras
Desde el edificio municipal se controlan las 25 videocámaras de Daule, con la ayuda de elementos de varias entidades.José Pizza / EXTRA

“Para el señor que está en la entrada del mercado, que viste camisa blanca, pantalón azul y gorra negra. Por favor, póngase la mascarilla”. Ese llamado proviene desde un megáfono y que junto a una videocámara están instalados en lo alto de un poste situado frente al centro de abastos de Santa Clara, en la cabecera cantonal de Daule.

El pedido se repite por tres ocasiones hasta que el aludido, un hombre de unos 30 años, decide colocarse el tapaboca, quien en medio del asombro ingresa al edificio para evitar el ‘paniqueo’ por la mirada de los peatones, a quienes se les recordó mantener el distanciamiento social.

El hecho ocurrió el sábado último, un día después de que entró a operar la central de monitoreo y vigilancia en el cantón, ubicado en el edificio municipal.

El punto de control lo componen 25 cámaras inteligentes integradas con audio y giro de 360 grados, las que permanecerán activas las 24 horas.

De esta manera, Daule entra en la onda de los dispositivos para insistir en el cumplimiento del protocolo de bioseguridad para evitar la propagación del COVID-19.

La Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG) tiene habilitada un centenar de cámaras de videovigilancia para esa finalidad.

La semana pasada, la alcaldesa Cynthia Viteri usó los megáfonos instalados en los equipos para advertir a transeúntes que no usaban mascarillas en espacios públicos de la ciudad.

Viteri anunció la adquisición de otros 300 equipos, los mismos que también aportarán en el control de la delincuencia.

La dauleña María Salazar, moradora de Banife, comenta que ese tipo de llamado de atención lo había visto solo en la televisión, “aunque todo se puede esperar con la pandemia”.

La joven de 25 años concuerda con la instalación de los equipos, como una medida para evitar nuevos contagiados por COVID-19. “Es como si nos tratarían con chiquillos, pero es la única manera de que nos mantengamos en semáforo verde y se reactiven los negocios”, opina.

En Daule, las cámaras están ubicadas en sectores de mayor aglomeración y considerados conflictivos por la Policía Nacional. Están distribuidas en la cabecera y parroquias, incluida La Aurora.

En el monitoreo colaboran elementos de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), Policía Nacional, Cuerpo de Bomberos, entre organismos.

El alcalde Wilson Cañizares indica que la plataforma tiene capacidad para unas 100 cámaras de videoseguridad.

“Poco a poco las vamos a instalar. Estarán en sitios claves, como en los exteriores de los planteles, para evitar la venta de drogas”, revela el burgomaestre.

Además de disuasiva contra la delincuencia, Cañizares considera que la central es una oportunidad para educar a la población y de apoyo ante una emergencia.

TE RECOMENDAMOS