Exclusivo
Actualidad

Heridas quemantes que cambian la vida

Imagen quemados
Entre los pacientes José Valdivieso, Fernando Mordida y la cantante y actriz Jasú Montero contaron sus experiencias al resultar quemados.

El contacto con el fuego, la electricidad, los químicos y en mínima proporción hasta los teléfonos celulares representan riesgo de provocar una quemadura.

“Si debe hacer instalaciones eléctricas, que las haga el electricista; si tiene que reparar el carro vaya al mecánico”, dijo el cirujano Fernando Quintana, jefe de la Unidad de Quemados del hospital Luis Vernaza, durante una jornada en que reiteraron la prevención de las quemaduras, por lo doloroso de la recuperación, las secuelas y costoso tratamiento. El contacto con el fuego, la electricidad, los químicos y en mínima proporción hasta los teléfonos celulares representan riesgo de provocar una quemadura. “Mucha gente se quema en casa, por cuestiones básicas, pues manipulan mal cosas que no saben”, refirió el médico.

Durante el acto por el Día internacional de prevención de quemaduras, el doctor Quintana expuso que en la dependencia que preside, en el 2015, atendieron a 208 pacientes y a otros 478 en consulta externa, cantidades que son altas. “En este año (2016) hemos recibido a más pacientes con heridas provocadas por la electricidad”.

Si bien unos afectados no mueren de contado, los que sobreviven después enfrentan cuadros desgarradores, quedan con secuelas importantes, al perder una a las dos extremidades superiores o las inferiores. Eso ocurrió con Alexander Espinoza y José Vicente Valdiviezo, quienes sufren las consecuencias de sus accidentes por haber tropezado con un cable de alta tensión. Ambos perdieron un brazo.

Además de contar cómo fue su accidente, José Valdiviezo pidió ayuda porque tiene hijos que mantener. Él era maestro constructor y al perder sus extremidades superiores quedó limitado para trabajar como lo hacía antes.

Por todo eso es que los médicos reiteraron en prevenir, en las casas y en aquellos trabajos donde laboran con corrientes eléctricas.

El doctor Galo Chacón resaltó que también se debe tener cuidado con los equipos móviles, más aún si se está cerca de cables de alta tensión, a más de cuatro metros de distancia. “La corriente se transmite directamente al teléfono y este estalla y quema -por alto voltaje- lo que está agarrando y la zona cercana”, precisamente en que han tenido pacientes con quemaduras en la manos en el rostro y cuero cabelludo. En los últimos siete años han atendido a unos ocho pacientes con heridas por acción del celular.

Reymont Castillo Sandoval, presidente del Colegio Regional de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos del Litoral (Crieel), sostuvo que en la entidad, a través de la fundación, organizan un programa de capacitación para unas 1000 familias, hasta finalizar el año, y orientarlas en un adecuado manejo de las conexiones eléctricas en casa. Para el experto, toda vivienda debe tener un medidor instalado por la empresa distribuidora, después un ‘breaker’ principal que proteja el interior de las instalaciones y otro panel secundario según la cantidad de conexiones en el inmueble.

La refrigeradora debe tener un circuito independiente porque funciona todo el día y demanda mayor cantidad de energía. No deben conectarse varios implementos en un mismo punto, ni hacerse extensiones adicionales ya que puede haber una sobrecarga.