En Quito lloran por los ‘caídos’ del ascensor

Exclusivo
Actualidad

En Quito lloran por los ‘caídos’ del ascensor

Familiares de las víctimas piden que se investiguen las causas del siniestro ocurrido el jueves 10 de marzo. Un abogado de la constructora del edificio donde ocurrió la tragedia ya tuvo acercamiento con ellos.

11 - DANIELA MOINA - F (7866137)
Escenas de dolor se vivieron afuera de la morgue de la Policía Nacional.ANGELO-CHAMBA

“Disculpe, señorita, pero mi esposo falleció ayer. No le puedo atender”, dijo una mujer al contestar el teléfono mientras esperaba en la morgue, la mañana del viernes 11 de marzo.

Su pareja era uno de los seis trabajadores que murieron al caer desde el piso 12 de un edificio de Rosero Constructores, en las calles Azuay y Amazonas, norte de Quito. Ocurrió la tarde del jueves.

Hubo hermetismo, casi todos los familiares trataban aún de entender qué sucedió con aquel ascensor montacargas que cayó con ellos adentro.

Las víctimas fueron Segundo Guachamín, Gregorio Espinoza, David Ipial, Juan Carlos Román, Julio Reinoso y Patricio Valencia, todos trabajaban como albañiles en ese edificio que aún está en obra gris.

Incertidumbre

Luis Valencia, padre de Patricio, contó que su hijo era quien colocaba la cerámica y que era oriundo de Pimampiro, en Imbabura.

“Nuestra última conversación, el miércoles, fue normal, hablábamos de unos papeleos”, comentó.

Aunque no tenía hijos, ni era casado, le queda la incertidumbre de si la constructora se hará cargo de algún gasto funerario.

Pablo Reascos, hermano de Juan Carlos Román, relató que el joven de 25 años mantenía a su esposa e hijo con el trabajo en la construcción.

“Todavía no sabemos nada de cuáles fueron las causas de la caída. Nadie dice nada”, agregó.

Opinó que los hijos y esposas de las víctimas deberían ser indemnizados, sobre todo de comprobarse si se trató de alguna falla del aparato. “Debió haber habido algún fiscalizador. Alguien que revise esas cosas”, agregó.

La misma indignación mostraron los familiares de David Ipial, quienes dijeron que dejó a un niño en la orfandad. “Por ahora vamos a solucionar lo del entierro y luego estaremos pendientes de la investigación”, dijo su hermano.

Al sitio llegó el abogado de Rosero Constructores y se dirigió a los parientes: “La empresa evalúa cada caso para ver la forma de ayudarles”. Sin embargo, dijo a EXTRA que aún no está autorizado a dar declaraciones a medios de comunicación.