Exclusivo
Actualidad

Los diez días de Rafael Correa en Ecuador

Morenistas y correístas en AP se definieron durante los diez días que Correa estuvo en el país. Aquí, un recuento de todo lo que sucedió en ese tiempo.

Correa aclara que no requerían veedor de ente electoral para hacer convención
El expresidente de Ecuador Rafael Correa habla ante sus simpatizantes durante una reunión en Esmeraldas.EFE

Rafael Correa había comunicado su regreso al país en una entrevista con The Associated Press. Desde el anuncio, partidarios y opositores del movimiento Alianza PAIS (AP) esperaban el regreso del exmandatario para aclarar el camino que seguiría el partido oficialista.

Morenistas y correístas en AP se definieron durante los diez días de Correa en el país.

Aquí un recuento de todo lo que sucedió en ese tiempo.

Llegó el día

El exmandatario llegó entre reclamos y apoyo. La madrugada del 25 de noviembre Correa apareció en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil y para su sorpresa no solo sus simpatizantes los esperaban esa noche. Militantes de Fuerza Ecuador junto a Abdalá Bucaram Ortiz y su hijo Abdalá Bucaram Pulley también acudieron al encuentro.

La conmoción también se sintió en Twitter. Varios hashtags fueron tendencia esa noche. Algunos a favor y otros en contra del polémico regreso.

Cuenca fue la primera parada

Los militantes y directivos de AP en Azuay fueron los primeros en reunirse con el exmandatario. En la cita, Correa defendió la Revolución Ciudadana y se refirió como desleal a la situación del movimiento.

“Estamos ante un impostor profesional, pero saben quién, de gente así nadie puede confiar”, dijo haciendo alusión a las críticas de Lenín Moreno.

Manabí lo recibió con un plantón

Cerca de 40 personas realizaron un plantón el pasado 27 de noviembre, al enterarse que Correa cumpliría su agenda en tres cantones de Manabí.

El expresidente aprovechó su acercamiento con los medios para criticar algunas preguntas de la Consulta Popular como la eliminación del Consejo de Participación Ciudadana y la reelección indefinida. Además aclaró que no tenía previsto encontrarse con el actual presidente. “No he tenido en absoluto planificado reunirme con Lenín Moreno, no tenemos ningún contacto, no era la intención de mi visita”, pero “si hubiese algún contacto, habría que evaluarlo”, señaló.

Entrevista con CNN

El 28 de noviembre, la entrevista con el periodista Fernando del Rincón no salió como él imaginaba. El ambiente se tornó tenso cuando el comunicador lo cuestionó sobre su relación con la prensa.

El periodista recordó los ataques a la libertad de expresión, además de cuestionarlo sobre su responsabilidad política en los casos de corrupción.

En paralelo, el caso por asociación ilícita seguía su curso y se desarrollaba el quinto día de juicio. Aquí el nombre de Rafael Correa saltó en varias ocasiones.

Según el testimonio de Alexis Mera, exsecretario jurídico de Carondelet, Correa no conocía sobre el poliducto Pascuales-Cuenca. Sin embargo en un video del recorrido de la obra, el exmandatario señaló que “sí conocía del proyecto pero que no se imaginaba la magnitud de la obra”.

El problema de la consulta

Lenín Moreno tomó el toro por los cuernos y envió una al Consejo Nacional Electoral (CNE) los decretos para la Consulta Popular, cosa que causó la reacción de Rafael Correa.

En una rueda de prensa en la sede de Alianza País, el expresidente junto a Ricardo Patiño y otros militantes del movimiento mostraron su rechazo al accionar de Moreno y manifestaron que impugnarán el llamado a la consulta.

Correa no volverá a vivir en Ecuador

Aunque muchos simpatizantes de Correa tenían la esperanza de su retorno a largo plazo, eso no será posible. El jueves 30 de noviembre el expresidente aclaró que no tiene pensado volver a residir en el país. “Yo no puedo, en los próximos años por motivos familiares muy profundos, volver a residir en el Ecuador”, dijo Correa a los medios.

También aprovechó el encuentro para referirse a la crítica división de AP. “Estamos luchando contra un monstruo de mil cabezas, con poder omnímodo, sin límite de escrúpulos, necesitamos unir todas las fuerzas posibles de los que aún resistimos”.

El encuentro con Glas

La Corte Nacional de Justicia fue el escenario del reencuentro entre Rafael Correa y Jorge Glas. El exmandatario asistió al octavo día de audiencia en el caso de asociación ilícita. Junto a varios asambleístas de AP, Correa se instaló en el público para mostrar su apoyo al vicepresidente.

El encuentro terminó con un abrazo y un momentáneo intercambio de palabras.

La última convención

Los simpatizantes de AP tuvieron una convención en Esmeraldas, en donde se evidenció aún más la ruptura del movimiento. El debate recayó en la falta de veedor del CNE.

Ante la anunciada convención, las nuevas autoridades del CNE, designadas esta semana, preguntaron a la directiva de AP designada por Moreno si habían convocado a la cita y su respuesta negativa evitó que el ente electoral envíe un delegado al encuentro de Esmeraldas.

Correa llamó a esto un “boicot” para sabotear la reunión y siguió su discurso pidiendo “resistencia” a sus seguidores.