Exclusivo
Actualidad

Habitantes de parroquia en Naranjal satisfechos por recuperación de río

Tras reportaje publicado por este Diario, maquinaria estatal realiza trabajos de remediación. Hoy, el afluente luce nuevamente con agua.

Imagen rios naranjal

Hasta hace cuatro semanas, el río que pasa por la parroquia Santa Rosa de Flandes, en el cantón Naranjal, lucía solo como una enorme zanja llena de maleza y culebras.

Las personas podían inclusive caminar con facilidad sobre este, debido a la desaparición del agua y lo seco que se hallaba.

Tras una publicación que este diario realizó sobre el problema del afluente y el malestar de la población, maquinarias de la Empresa Pública del Agua (EPA – EP) hoy en día realiza trabajos de remediación y el río empieza nuevamente a tener presencia de agua.

Retroexcavadoras realizan la limpieza de maleza y el retiro de toneladas de material que mantenían embancado al río, permitiendo que el agua vuelva a ingresar y devolverle vida.

A la fecha, la maquinaria ha avanzado con algo más de un kilómetro, confirmó Carlos Ortega, presidente de la Junta Parroquial de Santa Rosa de Flandes.

La noticia le ha dibujado una sonrisa en el rostro de don Fernando Figueroa, habitante por más de sesenta años de este lugar.

“Daba pena ver cómo habían dejado el río que por muchos años fue una especie de puerto y vía para el traslado de embarcaciones que transportaban mercadería de diferente tipo”, dijo Figueroa.

Antecedente

La construcción de un baipás que formó parte de un megaproyecto de control de inundaciones inaugurado en enero del 2015 para mitigar las afectaciones causadas por el desborde de los ríos Naranjal y Cañar, ha sido supuestamente la causa de que el río se haya secado, indicó Ortega.