Exclusivo
Actualidad

Una tradición china que atrae a quevedeños

El ritual que personas de nacionalidad china que habitan en Quevedo y que lo hacen todos los 3 de noviembre, desde hace 51 años, en el cementerio general, frente al cuerpo de bóvedas de la Colonia China es muy esperado por quevedeños, que conocen de e

Imagen IMG_2295

El ritual que personas de nacionalidad china que habitan en Quevedo y que lo hacen todos los 3 de noviembre, desde hace 51 años, en el cementerio general, frente al cuerpo de bóvedas de la Colonia China es muy esperado por quevedeños, que conocen de este tradicional rito.

Esperan a eso de las 09:00 a 10:00 en la segunda puerta del anfiteatro quevedeño ubicado en la avenida Los Álamos, para ver desfilar las delegaciones de familias chinas quienes traen consigo lechones, pollos, arroz, camarón, vino, te y agua, manzanas, patatas, pescado, wantan, té, agua, licor, uvas, hongos y fideos todo esto es colocado en un mantel de color rojo, para con eso realizar un ritual que es propio de su cultura.

Cada año llega quien está al frente del consulado chino, esta vez ya dos años llega a Quevedo Tao Zhang, Cónsul General de la República China en el Ecuador, con sede en Guayaquil.

Tao, mencionó que esta tradición es milenaria en su país y fue practicada por sus ancestros y sus paisanos la continúan en Quevedo, única ciudad del Ecuador donde se realiza este ritual.

Luego del ritual comparten la comida entre ellos y dejan los inciensos y las flores que son colocadas en varias tumbas de sus familiares que han muerto.

Para la Cónsul de China, este ritual lo que hace es unir lazos de amistad entre las dos naciones y compartir las costumbres, pues en el país asiático, se lo practica en el mes de abril, pero como en Ecuador se lo hace en noviembre, se escogió el 3 debido a que hay menos gente dentro del cementerio.

Según los datos históricos, por el año 1960 varios emigrantes chinos llegaron al Ecuador a través de la costa y se asentaron en Quevedo la mayoría, debido a que la tierra de esta ciudad reúne las condiciones para cultivar sus productos, así como en su país natal chino.

Desde el año 1967 en Quevedo se construyó una bóveda de dos cuerpos en el cementerio general, donde están enterradas los restos de sus paisanos chinos. Ahora la mayoría de asiáticos se dedica a negocios, tales como ferreterías, chifas, venta de ropa, venta de productos masivos. Además ya se han expandido a ciudades como Guayaquil, Quito, Santo Domingo y Machala.

Zhang, comentó que desde el consulado se trata de servir a la comunidad y trabajan para fortalecer lazos de hermandad entre los dos países.

Estas actividades tienen valor cultural histórico y sirve como fuente de cultura para que sean conocidos.

¿Cómo hacen el ritual?

Todos los años Wilson Lee, coge un papel color rojo con escrito en su idioma, inmediatamente uno a uno toman varios palillos de inciensos y los prenden, no sin antes inclinarse por tres veces para luego prenderlos y ponerlos en una vasija con arena.

Después riegan al pie de las tumbas de derecha a izquierda cada uno de las tacitas de té, agua y vino, para luego comenzar a quemar los billusos de dinero y papeles de colores en señal de prosperidad.

Inmediatamente lanzan los camarones, pescado, arroz y trozos de lechones hacia las tumbas,

Sólo dejan trozos de lechones y pollo en las tumbas, lo demás se lo llevan a la Colonia China, ubicada en la calle 7 de Octubre y Primera donde los comparten con sus demás compatriotas.

Fomentan economía

Varias personas de nacionalidad china han logrado ayudar en la economía del cantón, por eso es común ver aquí chifas, ferreterías, tiendas de mercadería.

Pero no solo eso, en Quevedo es común ver como se celebra el inicio del nuevo año, cuando en cada establecimiento llegan dos hombres que se introducían en la figura del animal que toca en cada año.

Ellos danzan en un traje de llamativos colores en la puerta de cada establecimiento comercial.

Antes de cada baile detonan juegos pirotécnicos anunciando la bendición para cada lugar, mientras otros se dedicaN a tocar un tambor, luego de unos 10 minutos de baile se alejan para ir a otro lugar.

La mayoría de los negocios chinos en Quevedo de los cuales existen alrededor de más de 50 en las principales calles y otros lugares periféricos son bendecidos para recibir el nuevo año.

En cada lugar preparan una vasija con agua para calmar la sed del animal que ha sido designado para ese año, puede ser un tigre, un dragón, una serpiente, un caballo, un gallo, entre otros animales característicos del horóscopo chino.

Se colocan frutas y vegetales, junto con un sobre rojo que contenga dinero. La intención es ahuyentar las influencias negativas y a la vez, atraer la buena suerte.

Para organizar la entrada del nuevo año, los chinos se preparan desde un mes antes: pagan cuentas (no pueden tener deudas al comenzar el año), compran regalos, y colocan en puertas, cocinas y paredes decoraciones de papeles rojos con escritos en chino que hablan de longevidad, felicidad y prosperidad.