Exclusivo
Actualidad

Un ritual ancestral chino que perdura en Quevedo

Este año la celebración contó con la presencia de Tao Zhang, cónsul General de la República Popular China, quien viajó desde Guayaquil para estar presente en el homenaje a los difuntos.

Imagen quevedo chinos 1
El acto inicia con la lectura de un papel rojo donde escriben los pensamientos enviados a sus difuntos.Yessenia Guevara

Inciensos, velas, comida, caramelos, té y la presencia de varios asiáticos se vio la mañana de este viernes 3 de noviembre en el cementerio general de Quevedo, donde asisten todos los años los ciudadanos chinos a rendir culto a sus muertos.

Este año la celebración contó con la presencia de Tao Zhang, cónsul General de la República Popular China, quien viajó desde Guayaquil para estar presente en el homenaje a los difuntos.

La cónsul dijo que Quevedo es la única ciudad en el país donde se realiza este ritual de manera pública y es una forma de cumplir con sus tradiciones.

En China por lo general el día de los muertos se conmemora en abril, pero como muchos asiáticos que han emigrado a Ecuador, lo celebran el mismo día de los ecuatorianos: 2 de noviembre.

Sin embargo, debido a la multitud de personas por la fecha, se lo hace todos los 3 de noviembre.

Wilson Chong, consejero de la Colonia China, dijo que el acto siempre está a cargo de un asociado del grupo, quién en idioma mandarín, inicia el acto leyendo de un papel rojo donde escriben los pensamientos enviados a sus difuntos.

Después proceden a quemar el papel para que su humo llegue hasta las almas que están en el otro lado.

Todo esto es colocado sobre un mantel de color rojo, característico de China. Además varios familiares prenden inciensos en lugar de velas y colocan tres coronas florales delante de las tumbas de sus seres queridos.

Luego de la ceremonia todos van a degustar de comida en la sede de la Colonia China ubicada en las calles Bolívar y Primera de Quevedo.

Desde 1960, cuando varias personas provenientes desde China llegaron al Ecuador, jamás pensaron que sus raíces y tradiciones iban a ser acogidas en una de las ciudades de la costa, específicamente en Quevedo, provincia de Los Ríos.

Las bóvedas de la Colonia China están ubicadas en la avenida Los Álamos, y su ingreso es por la segunda puerta del panteón.