Exclusivo
Actualidad

¡Un saludo ‘arriesgado’!

El alcalde de Quito llegó a la Fiscalía para rendir una versión por la compra de las 100 mil pruebas PCR con supuesto sobreprecio.

Jorge Yunda
A la izquierda del alcalde Yunda está un hombre que no usa correctamente la mascarilla.Emerson Rubio

Mantener distancia es una de las recomendaciones que el mismo alcalde de Quito, Jorge Yunda, ha hecho para evitar contagios. Sin embargo, el 16 de junio no se cumplió.

Decenas de simpatizantes lo esperaban afuera de la Fiscalía General del Estado.

Cuando Yunda llegó, a las 11:00, para rendir una versión libre y voluntaria sobre las presuntas irregularidades en la compra de 100 mil pruebas PCR para diagnosticar COVID-19, el tumulto se abalanzó a él. Y, por supuesto, saludó con los más cercanos.

En la mira

El caso por el que el alcalde acudió a la Fiscalía empezó el 26 de mayo. Una denuncia desveló presuntos sobreprecios en la adquisición de los tests. El contrato era de 3,7 millones de dólares y lo firmó el exsecretario de Salud, Lenin Mantilla, quien fue separado de su cargo.

Ayer, el exfuncionario también debía acudir a rendir una versión. Pero solo llegó su abogado Stalin López.

Unos días atrás Mantilla dijo que “no existió sobreprecio” y que “cumplió con todos los requerimientos de la Ley Orgánica de Contratación”.

Durante más de una hora, Yunda permaneció dentro del edificio mientras afuera y bajo el sol sus simpatizantes gritaban expresiones de respaldo. Todos juntitos. Hasta banderas y pancartas ocuparon espacio en la calle Juan León Mera.

Cuando salió, nuevamente hubo alboroto. El alcalde apenas pudo decir que va a seguir cuidando la ciudad, haciendo más pruebas para detectar el virus y que continuará colaborando con la Fiscalía “las veces que sean necesarias”. En medio del tumulto se fue despidiendo de quienes no paraban de aclamarlo. 

RELACIONADAS

Respondió a la denuncia

El lunes pasado, el alcalde Yunda fue denunciado por “delincuencia organizada” y “peculado”. Quienes encabezaban la acción legal fueron el activista político César Montúfar y el concejal Fernando Morales. Al parecer, las empresas municipales de Agua Potable y Obras Públicas habrían transferido obras por 51 millones de dólares a la empresa Geinco mediante triangulaciones. Yunda escribió en Twitter que Montúfar “deberá aportar las pruebas que sustenten su denuncia o responderá por malicia y temeridad. Esa es su responsabilidad...”.

TE RECOMENDAMOS