Exclusivo
Actualidad

Peligra abastecimiento de agua potable por estiaje en Cuenca

El fenómeno se repite cada año entre los meses de diciembre a enero.

Imagen cuenca 2

Se pueden contar las piedras con facilidad y a simple vista. El caudal de agua ha disminuido como producto de la ausencia de lluvia, propia de ésta época del año. Al igual que en diciembre del 2016, los cuatro ríos que cruzan Cuenca se muestran secos.

La urbe corre de riesgo de enfrentar escases de agua potable, puesto que el agua que llega a través de los ríos Machángara, Tarqui, Tomebamba y Yanuncay, sirve para la potabilización y posterior consumo.

El fenómeno natural está comenzando a influir en el servicio de agua potable, expresó el gerente de agua potable, Paúl Calle, de la empresa municipal ETAPA.

El funcionario solicitó a la ciudadanía hacer buen uso del líquido para evitar la eventualidad de un desabastecimiento. En el 2016 no se registró desabastecimiento de agua potable, por la colaboración ciudadana en el uso del agua y porque las lluvias se presentaron pronto, sin embargo, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), la presencia de lluvia será a mediano plazo. “Hay que concienciarse sobre el problema” añadió Paul Calle.

Hizo conocer que en algunas comunidades la situación es más crítica, el caso de planta de Pucaraloma, el caudal de ingreso es de 3,5 litros por segundo, lo que dificulta brindar un servicio óptimo; en la planta de Irquis, las reservas de agua han registrado valores menores al 30 por ciento lo que obliga a cerrar válvulas durante las noches.

En Atucloma, en tanto, el caudal de agua que ingresa a la planta se ha visto afectado entre un 10 y 15 por ciento, generando falta de líquido en el sistema y por ende complicaciones para los habitantes del sector.

Por otra parte, en las plantas de Monjas, la reserva se mantiene con un nivel menor al 10 por ciento, lo que obligaría de no varias el flujo de agua hasta mañana sábado, se comience con racionamientos.