Exclusivo
Actualidad

Familiares de joven electrocutado pedirán investigación por accidente

Con la ayuda de parientes y conocidos, este domingo 16 de octubre del 2016, Armando Pozo Vélez coordinaba los funerales de su hijo Kevin Nicolás, de 23 años, quien falleció a consecuencia de una descarga eléctrica, mientras colocaba un tumbado en el ho

MUERTO POR ELECTRICIDAD
En medio del dolor por la partida inesperada de su allegado, otros familiares manifestaron que la víctima tenía apenas cinco días trabajando en el sitio.Jorge Quimí

Con la ayuda de parientes y conocidos, este domingo 16 de octubre del 2016, Armando Pozo Vélez coordinaba los funerales de su hijo Kevin Nicolás, de 23 años, quien falleció a consecuencia de una descarga eléctrica, mientras colocaba un tumbado en el hospital que se construye en el sector de Monte Sinaí, al noroeste de Guayaquil, el viernes 14 de octubre.

El pariente refirió que no han recibido la ayuda de parte de la empresa para la cual trabajaba la víctima. “La arquitecta, la que era jefa de Kevin nos dio el cofre mortuorio, pero de ahí no hemos tenido más ayuda”, refirió el deudo, durante el velatorio realizado en la casa de Facundo Alcibiades Morán, en la cooperativa 27 de Enero, en la manzana 18, en el sector de Mapasingue este, en el norte de Guayaquil.

En medio del dolor por la partida inesperada de su allegado, otros familiares manifestaron que la víctima tenía apenas cinco días trabajando en el sitio, a donde el joven acudió esperanzado en conseguir recursos para ayudar a los suyos y seguir sus estudios.

Los deudos cuestionaron el procedimiento durante el accidente del trabajador e indicaron que acudirán ante las autoridades para que se revisen las medidas de seguridad en las que trabajaba su pariente y que debió existir un punto de auxilio inmediato para atender una emergencia como la que penosamente sufrió Nicolás, quien falleció mientras s trabajaba y “la compañía que lo contrató debía hacerse cargo”, acotó un tío del occiso.

“Ni siquiera le han cancelado los días trabajados”, refirió la prima Verónica Morán Pozo, quien se mostró desconsolada ante el féretro de su pariente, al que velaban ya por dos días.

Este domingo en la mañana, según explicaron, no tenían definido dónde iban a realizar su sepultura, pero lo que si tenía claro es que el lunes acudirían ante las autoridades para que se tomen cartas en el asunto de lo que para ellos es un accidente de trabajo.

Kevin, según comentaron los compañeros a sus parientes, habría tocado con sus manos un tubo y recibió una descarga de electricidad. El trabajador cayó al piso y aunque sus amigos trataron de socorrerlo, llamaron a socorristas y cuando lo atendieron ya no tenía signos vitales.