Exclusivo
Actualidad

¡Asesinaron a taxista en una quebrada!

Todo apunta a que se trató de una venganza porque todas sus pertenencias fueron encontradas.

Imagen descarga (2)
Todo apunta a que se trató de una venganza ya que todas las pertenencias de la víctima fueron encontradas.Joffre Lino / Extra

Maniatado de manos, con huellas de tortura y con su pantalón hasta la rodilla, se encontró la mañana del martes 20 de noviembre el cadáver de Galo Enrique Zambrano Lainez, de 36 años, conductor del taxi de la compañía “24 de Febrero”, que desde la noche del pasado sábado estaba desaparecido.

Su cuerpo yacía en una zona de acantilados, a unos 200 metros de la vía principal que une a los sectores parroquiales de Ancon con Anconcito. Por lo inhóspito del área se dificultó el levantamiento del cadáver y los elementos policiales tuvieron que utilizar sogas para bajar y rescatar al occiso.

Un reciclador de botellas fue quien percibió olores extraños y dio aviso a las autoridades. Así fue como los investigadores descubrieron que se trataba del taxista desaparecido.

Al revisar al difunto, los peritos hallaron todas sus pertenencias entre estas su billetera con sus documentos y hasta su teléfono celular que estaba en uno de sus bolsillos. Las evidencias halladas están en cadena de custodia para esclarecer el caso.

Hasta el sitio llegaron decenas de taxistas de la península quienes participaban de la búsqueda de su compañero. “Malditos lo mataron, el taxismo de la península está de luto, pero donde agarremos a un delincuente haremos justicia con nuestras propias manos”, decía indignado uno de los choferes.

David Sánchez, fiscal de Santa Elena, manifestó que las investigaciones continuarán para dar con los responsables del asesinato que presumiblemente fue por asfixia. “Les puedo asegurar que llegaremos hasta las últimas consecuencias”, manifestó la autoridad.

“Ñaño no puedes estar muerto, por qué tanta venganza. Dios mío no es justo que nos hagan esto”, decía Darwin Zambrano, hermano del difunto, mientras abrazaba a su progenitora que no podía mantenerse de pie ante tanto dolor.