Exclusivo
Actualidad

Ni por un tiro soltó la mochila

El hombre murió aferrado a seis mil dólares que recién retiraba de un banco

bus
En el centro de Santo Domingo se produjo el asesinato de Enrique Antonio Moreno.Evelyn Centeno

Dos pillos abordaron un bus urbano de la compañía Ejecutrans y fueron directamente hacia Enrique Antonio Moreno, de 43 años, que estaba en el antepenúltimo asiento del lado derecho.

Ellos pretendían quitarle su mochila, pero él se aferró a ella con todas sus fuerzas y eso le costó la vida.

La desgracia ocurrió a las 16:12 del jueves 5 de noviembre en la calle Galápagos, entre Tulcán y La Carolina, centro de Santo Domingo.

Quienes presenciaron el hecho revelaron a la policía que el malhechor más joven, de unos 25 años, accionó su arma en la pierna de Moreno para que suelte sus pertenencias, pero no cedió. Fue entonces que su compinche, de unos 35 años, a quemarropa le disparó en la cabeza.

La víctima quedó inconsciente, bañada en sangre y aferrada a su mochila, ya que ni así los pillos se la pudieron llevar y salieron ‘soplados’ por el sector de las lavanderías.

Un policía que patrullaba la zona persiguió a uno de los asaltantes y este lo repelió con un disparo que por fortuna no hirió al uniformado. Los sospechosos lograron escapar.

Enrique fue llevado al hospital Gustavo Domínguez, donde pereció. Ahí la policía hizo el levantamiento de su cadáver y de las evidencias. La policía documentó que la mochila contenía 6.000 dólares en efectivo (en billetes de 20), un celular y documentos personales.

Luis Villar, comandante encargado de Santo Domingo, manifestó que se trató de una muerte violenta por robo. Explicó que la víctima habría retirado el dinero de una entidad bancaria y que la cajera le indicó que podía acceder al servicio gratuito de traslado de valores que brinda la Policía Nacional, pero que Enrique Moreno no aceptó la sugerencia. El oficial descartó que se tratara de un caso de sicariato.

Añadió que están seguros de que fue un robo al estilo sacapinta, pues se presume que a la víctima la estaban siguiendo. (EC)

TE RECOMENDAMOS