El novio feo inevitable: hacer trámites

Exclusivo
Actualidad

El novio feo inevitable: hacer trámites

En cuanto a los trámites en el país, ¿cómo los calificarías: demorados o con una rapidez aceptable? Aquí te contamos que gastamos en promedio 4.2 horas resolviendo uno.

Siempre hay un estudio nuevo que nos decepciona un poquito más. Entonces, para completar el dato de que gastamos cuatro años de nuestras vidas haciendo cola, llega algo igual de desesperante: gastamos 5.4 horas haciendo trámites en promedio en América Latina.

Ese fue el cálculo que sacó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) luego de analizar la realidad en 18 países. De esa lista el más demorón resultó ser Bolivia, donde uno se toma 11.3 horas resolviendo algún papeleo. Sin embargo, Ecuador, no está tan mal puntuado y va agarrando velocidad.

Entre sus similares, el país es el sexto más veloz con 4.2 horas invertidas yendo de allá para acá con algún documento y recogiendo la última fila. Es decir, no estamos nada mal y eso va en concordancia con lo prometido por el gobierno en octubre pasado: la aprobación de la Ley Orgánica de Simplificación y Optimización de Trámites Administrativos.

Las otras buenas calificaciones que saca Ecuador sobre esta gran tortuga que puede significar hacer un trámite está en los servicios que se ofrecen: somos ágiles en la parte de Registro Civil y bastantes lentos en lo que se refiere a impuestos.

Además, en una parte de este estudio denominado ‘El fin del trámite eterno’ se detalla que “aunque un 20% de todos los trámites de la región fue completado en menos de una hora, el 59% de los mismos requirió 2 horas o más para su realización, el 28% demandó 5 horas o más, y el 13%, 10 horas o más”.

Lo cierto es que con mucha plata o muy poco recurso, nadie se evita a medida que se va convirtiendo a la adultez, llenar formularios, esperar, ver que todo ande bien con la cuenta bancaria y esperar. En eso consiste parte del trámite y de ser grande.

El BID clasifica estos momentos de nuestras vidas en estas categorías tramitológicas que nos toca atender sí o sí: registros, certificaciones y constancias, obligaciones, servicios y permisos. Por que como ya se sabe, “¡todo trámite es personal!”.

A todo esto, lo que más sorprende del estudio es que “el 62% de las personas encuestadas considera necesario que el gobierno imponga altas barreras de acceso para impedir el abuso de los servicios por parte de sus conciudadanos”. Lo que significa que se aplaude que a veces estos papeleos tomen más del tiempo necesario y resulten tediosos. Aunque resulte difícil de creer.