Exclusivo
Actualidad

Las agentes agredidas por un conductor en Urdesa relatan los 15 minutos de terror

Juliette Pacheco, María Paola Ruiz y Joseline de la Paz fueron las uniformadas de la ATM de Guayaquil, agredidas de manera verbal por un infractor

agentes
En cinco años en la institución es la primera ocasión que Joseline, Juliette y María Paola reciben este tipo de agresiones. Ahora esperan que estos hechos no se repitan.Alex Lima / EXTRA

Entre asistencia psicológica y entrevistas en el departamento de Talento Humano de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) transcurrió la jornada de ayer de las agentes Juliette Pacheco (27 años), María Paola Ruiz (26) y Joseline de la Paz (26). Las uniformadas fueron víctimas de agresión verbal de un conductor, en el momento que el lunes 23 de noviembre de 2020 cumplían con su labor en la avenida del Rotarismo, Urdesa Central.

Las chicas, que forman parte de la primera promoción de la ATM, aparentaban tranquilidad, pero el semblante cambió automáticamente cuando se les preguntó sobre el acontecimiento; más aún cuando trataban de describir la actitud del conductor Marco Pozo, en el instante en que recibía una boleta porque su vehículo permanecía en doble columna, lo que implica una sanción de $ 60.

RELACIONADAS

El hecho ocurrió cerca de las 16:00. Juliette y María Paola se movilizaban en scooters cuando advirtieron la obstrucción de la vía por el automotor.

“Una señorita que estaba como copiloto dijo que el conductor había ido a un cajero automático. Esperamos cinco minutos, como no venía se le aplicó la multa”, recordó Juliette.

Llega el momento crítico

Pero esa acción fue más que suficiente para que Pozo, de contextura alta y ‘tuca’, arremetiera contra las agentes. Ellas apenas atinaban en insistir en que se calmara, que solo cumplían con su trabajo.

“Pero en vez de tranquilizarse nos insultó una y otra vez, argumentando que queríamos hacerle daño”, contó María Paola.

Ante la negativa del hombre, las chicas pidieron refuerzo. Joseline fue la primera en llegar en su bicicleta, pero también salió ‘mal parada’. “El conductor tenía la intenciones de lanzar el vehículo sobre la bicicleta, me asusté”, comentó.

Luego de 15 minutos llegó el supervisor Fabricio Yépez, pero también habría recibido su ‘porción’ de insultos y ofensas por parte del iracundo conductor.

Los ánimos parecían calmarse media hora después, con la llegada de agentes de la Policía Nacional. Pero no fue así, por lo que fue necesario aplicar la fuerza para trasladar a Pozo al cuartel Modelo para la audiencia de flagrancia, siendo acusado de ataque y resistencia.

Las agentes quizás volverán hoy a las calles, como lo han hecho en los últimos cinco años. Reconocieron que estaban asustadas, pero hay que cumplir con la tarea.

Están consientes de que deben lidiar con este tipo de personas. A propósito, Marco Pozo no ha estado muy alejado de problemas legales, ya que en la página de la Función Judicial constan cinco procesos en su contra, uno de estos por la investigación del delito de intimidación en el 2018. Asimismo en la página web de la Fiscalía existen tres denuncias donde se reflejan el nombre del involucrado en el presunto delito de ataque y resistencia.

Campaña contra las agresiones

El gerente general de la ATM, Vicente Taiano, indicó que el proceso tomará al menos un mes y que Pozo podría recibir una pena máxima de dos años.

Reconoció que hay una violencia generalizada contra los agentes de tránsito, por lo que anunció una campaña de sensibilización. Añadió que la tarea en las calles la efectuarán hombre-mujer.