Exclusivo
Actualidad

Velan huesos y zapatillas

De restos hallados en El Empalme. Familia está segura de que pertenecen a las dos hermanas desaparecidas el 29 de abril del presente año

velatorio
Los restos se velan en el sector Atilio Vélez Aray de El Empalme.Daniel Vite

En dos cofres mortuorios pequeños fueron colocados algunos restos que se quedaron regados al momento de que la policía realizara el levantamiento de dos osamentas, el domingo 25 de octubre de 2020, en una finca del cantón El Empalme, provincia del Guayas.

Unas velas y un tacho improvisado con flores rojas arrancadas de los patios de las casas vecinas, acompañaban una gigantografía de Anahís y Gabriela Vera Bravo, dos hermanas que desaparecieron el 29 de abril del presente año.

En la casa de madera donde habitaban las jóvenes, en el sector Atilio Vélez Aray, se hace el velatorio. Algunos vecinos apoyan a los deudos en los trámites para lograr juntar los restos de los dos cadáveres.

Mientras tanto, la madre de las desaparecidas, Clemencia María Vera, dijo que perdió las esperanzas de encontrar a sus hijas vivas.

El pasado domingo 25 de octubre, cuando un agente de la Policía la llamó para decirle que encontraron a sus hijas, sintió que ‘una luz de esperanza’ llenó su vida; sin embargo, cuando completaron la información de que las hallaron muertas se desmayó porque nunca se esperaba la mala noticia.

Doña Clemencia, quien actualmente se encuentra viviendo en la provincia de Santo Domingo, detalló que está segura de que son sus hijas por todas las cosas que encontraron al momento de desenterrar las osamentas.

Entre los atuendos, indicó, que estaban las zapatillas de Gabriela y de Anahí, además de la ropa con la que salieron en ese día y un brasier que lo reconoció a primera vista. También encontró un anillo de una de sus hijas, por lo que dijo que no se va a hacer ilusiones de que los huesos no pertenecen a sus hijas.

Para mañana 27, la madre de las jóvenes tiene previsto realizarse unos exámenes que ayuden a los forenses a concluir con la investigación y así determinar, mediante una prueba de ADN, que los restos sí pertenecen a sus hijas.

Las osamentas fueron llevadas hasta el Centro Forense de la ciudad de Guayaquil, por lo que van a esperar a que se los devuelvan para poderlos sepultar completos, pues la progenitora quiere que sus hijas tengan el descanso eterno.

Susto

Álex Chévez fue la persona que halló los restos. Explicó que estaba laborando en la finca de su padre y que encontró un cabito color rojo y al halarlo descubrió los huesitos. Luego del susto que se pegó llamó al ECU911 para que sigan excavando.

Añadió que cerca del sitio había sin buzo que nunca se imaginó que se trataría de personas enterradas y lo dejó pasar desapercibido.

El jornalero detalló que los cadáveres yacían separados, pero al sacarlos se dieron cuenta de que estaban amarrados y boca abajo, por lo que la policía presume que son las dos hermanas desaparecidas. (DV)

RELACIONADAS
TE RECOMENDAMOS