Un cura fue detenido por abusar sexualmente de una niña en Maracaibo

Exclusivo
Actualidad

Un cura fue detenido por abusar sexualmente de una niña en Maracaibo

En una declaración a la policía, filtrada en redes sociales, el hombre admitió su responsabilidad y se justificó. Esto fue lo que respondió a las autoridades.

Spanish Catholic priest Ivan Merino Pedial (C) is presented to the pr
Iván Merino pertenecía a la Orden de los Agustinos Recoletos y era vicario de una parroquia en Maracaibo, en Venezuela.AFP

“Nos encariñamos, y una cosa llevó a la otra y sucedió eso, estábamos en el juego, en las caricias y una cosa llevó a la otra”, esa fue la sorprendente respuesta con la que un sacerdote detenido por abusar sexualmente de una menor admitió su responsabilidad e intentó justificarse ante las autoridades.

En el estado de Zulia, en Venezuela, donde Iván Merino Pedial, un cura de origen español, fue arrestado el pasado sábado al ser sorprendido con una niña de 12 años en un vehículo, según un comunicado emitido por la Fiscalía.

“Una patrulla policial avistó el vehículo del sacerdote y entendieron como sospechoso que los ocupantes demoraran tanto tiempo en descender”, publica Infobae.

Los agentes se acercaron y encontraron al hombre de 35 años junto a la menor, quien habría manifestado que hace tres años el religioso abusaba de ella, según la información proporcionada por el Ministerio Público.

Vestido con una camiseta y un pantalón claro, y las manos esposadas, Merino fue presentado ante los medios de comunicación el miércoles 28 de noviembre de 2018.

Merino Pedial, que pertenecía a la Orden de los Agustinos Recoletos y era vicario de una parroquia en Maracaibo, fue apartado de su cargo por la Arquidiócesis de Maracaibo, que condenó su conducta y pidió perdón “a la menor, a sus familiares y a toda la comunidad eclesial” por el daño sufrido.

“Se prohíbe al padre Iván Merino el ejercicio del ministerio sacerdotal en la Arquidiócesis de Maracaibo”, expresó un comunicado leído a la prensa por el arzobispo de esa ciudad, monseñor José Luis Azuaje.

“Una cosa llevó a la otra”

En una declaración a la policía, filtrada en redes sociales, el sujeto admitió su responsabilidad y trató de justificarse: “nos encariñamos, y una cosa llevó a la otra y sucedió eso, estábamos en el juego, en las caricias y una cosa llevó a la otra”, sostuvo.

Hay indicios de “otras violaciones y otras víctimas”, declaró a periodistas Lisandro Cabello, secretario de gobierno del estado Zulia, tras subrayar que él se aprovechó de la “cercanía con la coral de la iglesia” para cometer estos actos.

“Este señor tenía denuncias en España, esas cosas ya habían dado señales (...) Venía siendo señalado en una iglesia de España y lo mandaron castigado para acá”, cuestionó Cabello.

La Fiscalía lo imputó por el delito de abuso sexual continuado.