Exclusivo
Actualidad

¡Ecuador no dará ‘papaya’ al VIH

De acuerdo a datos de ONUSIDA, en el país se estimó que, para el cierre del 2017, existían 36.544 personas que viven con VIH.

 EL VIH O SIDA SE HA VUELTO UNA EPIDEMIA OLVIDADA
De acuerdo a datos de ONUSIDA, en el país se estimó que, para el cierre del 2017, existían 36.544 personas que viven con VIH.Archivo / Referencial

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada. Esta enfermedad se puede transmitir mediante el contacto con la sangre, el semen o los fluidos vaginales infectados.

Aunque los avances científicos con el fin de encontrar una cura definitiva al virus han estado presentes, aún no existe la cura definitiva; las pruebas para el desarrollo de una vacuna todavía no muestran resultados considerables en seres humanos.

Sin embargo existe la posibilidad de observancia estricta de la terapia antirretroviral la cual puede disminuir significativamente el progreso de la enfermedad y evitar infecciones y complicaciones secundarias.

Los datos de ONUSIDA, (programa Conjunto de las Naciones Unidas), muestran que en 2017 los grupos de población clave (personas que viven con el VIH) y sus parejas sexuales supusieron las tres cuartas partes de las nuevas infecciones por el VIH y dos tercios de las nuevas infecciones en el Caribe.

En el caso de los hombres homosexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, junto a las mujeres transgénero, se ven afectados de forma desproporcionada.

Algunos países informan de tasas de VIH en estos colectivos que superan el 15%.

Ecuador por su parte, no desea que esta problemática siga ganando terreno en el país. De acuerdo a datos de ONUSIDA, en el país se estimó que, para el cierre del 2017, existían 36.544 personas que viven con VIH.

Ante esto, el pasado 30 de octubre, el Ministerio de Salud Pública (MSP) firmó el acuerdo ministerial para la emisión del Plan Estratégico Nacional Multisectorial de la respuesta al VIH-SIDA (PENM) 2018–2022 que permitirá conocer el escenario sobre el cual se encuentra la respuesta a la enfermedad y marcar el camino para enfrentarla.

“Este plan es la muestra del trabajo en conjunto y articulado, donde no solamente estamos festejando el lanzamiento de una plataforma de organizaciones de sociedad civil, sino el trabajo conjunto regional y mundial para la respuesta al VIH,” señaló la ministra de Salud, Verónica Espinosa.

El documento de trabajo cuenta con cuatro ejes estratégicos:

1) Aseguramiento de la promoción de la salud y la prevención del VIH/sida-ITS.

2) Garantía de la atención integral en la salud de personas viviendo con VIH/sida-ITS.

3) Derechos Humanos, estigma y discriminación.

4) Fortalecimiento Institucional de la respuesta nacional al VIH/Sida.

Esta es la forma en la que el Gobierno ecuatoriano busca frenar el avance de la epidemia en el país y al mismo tiempo contribuir al logro de las metas propuestas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dentro del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como el Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021.

Además de los ejes mencionados, también se contemplan:

- Estrategias para el acceso a la información, al diagnóstico temprano y el tratamiento antirretroviral (TARV) oportuno.

- Prevención combinada, que permita la disminución de nuevas infecciones de VIH, la mortalidad por sida.

El VIH en el país

El escenario ha ido mejorando desde el inicio de la epidemia, sobre todo en términos de acceso a servicios de salud y disminución de la discriminación, sin embargo en Ecuador todavía tiene retos al momento de enfrentar el estigma hacia estas personas.

Según ONUSIDA, dos años después de convertirse en la primera ciudad que firmó la Declaración de París para poner fin a la epidemia del sida en las ciudades, Quito ha aumentado notablemente las pruebas del VIH y los programas de prevención.

Mientras en Guayaquil le sigue de cerca y al mismo tiempo amplia la prevención del VIH y las pruebas comunitarias. Durante el último año, estas pruebas comunitarias han aportado resultados tangibles.

El organismo también explica que la proporción de nuevas personas diagnosticadas que han sido remitidas a servicios sanitarios ha aumentado un cuarto en Quito y un tercio en Guayaquil.

Sin embargo está la otra cara de la enfermedad y es su criminalización; más de 70 países tienen leyes específicas para perseguir la transmisión del VIH, entre ellos Ecuador.

Según el mapa de la organización HIV Justice Network, en Ecuador la Ley para la Prevención y Asistencia Integral de VIH/SIDA, en su artículo 11 señala:

“La persona que conociéndose portadora del VIH/SIDA, porque ha sido notificada e informada, en una forma consciente y voluntaria transmite el VIH a otra persona, con conocimiento de causa, será responsable ante la ley por el daño causado”.

Aunque no es determinante, este factor también podría estar también influyendo en los afectados al momento de dar el paso para realizarse las pruebas correspondientes para detectar la enfermedad.