Exclusivo
Actualidad

Cinco ejemplos de violencia patrimonial

Este tipo de violencia fue incluida en una encuesta nacional elaborada por el INEC en el 2011.

Imagen ¿Co¿mo-lleva-tu-jefe-el-empoderamien (24179048)
Referencial. El empoderamiento femenino es una salida en contra de la sumisión en el hogar.ExpokNews

La mujer tiene varias formas de ser agredida y también armas de defensa para ponerle un pare a eso. En 2011 el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) presentaba en sus cifras oficiales de violencia de género, a la violencia patrimonial.

Y ya al decir patrimonial hay una pista del tipo de atropello que es: el que tiene que ver con tu billetera, con tus bienes y hasta negocio propio, en caso de que lo tengas. Muy académicamente y según la Convención Belém do Pará, se define como:

“La transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer las necesidades de las víctimas”.

Virginia Gómez de la Torre es médica y ha conocido este tipo de casos muy de cerca. “La primera alerta es cuando los hombres empiezan por controlar a la mujer”, asegura esta profesional que es parte de la Fundación Desafío.

Los ejemplos que ella tiene para exponer la violencia patrimonial —también conocida como económica— son estos:

1. Hombres que las engañan al momento de firmar la disolución conyugal.

2. Sus parejas se adueñan de sus negocios.

3. Les roban sus bienes en la misma casa o sino los rompen.

4. No se preocupan por la manutención de sus hijos.

5. Algunos hombres les quitan el sueldo a sus mujeres.

Eso sí, Virginia precisa que ninguna violencia es independiente de la otra y que muy seguramente quien vive la patrimonial, también ha atravesado por violencia psicológica, sexual o física.

“Lo que se busca es atentar contra la mujer y su posibilidad de generar dinero”, dice esta doctora quien a más de la valoración médica da asesoría a las mujeres que llegan en busca de ayuda.

Las cifras

En el 2011 se calculó que el 61 % de mujeres encuestadas pasó por violencia patrimonial generada por su pareja o expareja. El mismo comportamiento se repetía a la hora de separarse o divorciarse: en cuanto a las pertenencias comunes el 34,2 % aseguraba que sus esposo se las quedaban.

Los demás datos relacionados a la violencia de género los puedes encontrar aquí. Las estadísticas corresponden al 2011.

¿Por qué sucede?

Un tipo de violencia genera otra. El Manual del Consejo de la Judicatura llamado ‘Una vida libre de violencia’ detecta tres factores que ayudan a fomentar los procesos de maltrato: violencia directa(se evidencia, pero está normalizada), violencia estructural (en relación con el papel del Estado y las necesidades básicas) y violencia cultural (aspectos simbólicos que perpetúan la agresión).

La Unicef, en su estudio la ‘Violencia de género contra las mujeres en el Ecuador’ (2014), también maneja una hipótesis en el caso de las agresiones sexuales que tienen relación directa con la independencia económica. “Las mujeres del área urbana trabajan más fuera del hogar y pueden alcanzar una mayor autonomía; situación que generaría inseguridad en algunos hombres quienes para afianzar su virilidad o su posesión sobre ellas, usan la fuerza y violentan sexualmente a las mujeres”.