Exclusivo
Actualidad

¿Los jóvenes ya saben por quién votar?

Voto con identidad pretende empoderar y activar el sufragio joven en el país

CVV_7330.jpg
ReferencialArchivo

Salomé tiene 21 años. Estudia Negocios Internacionales en la Universidad Católica de Quito. El próximo 17 de febrero será la segunda vez que ejerce su derecho al voto, pero no le interesa. Ella integra el 35% de electorado joven que escogerá quién tomará el timón de Ecuador.

El voto de Salomé será nulo. No cree en que hayan buenos candidatos, ni que representen su forma de pensar o necesidades. “Hay mucha gente que votará irresponsablemente, desconociendo las propuestas”, advierte. Y tiene razón.

En ese contexto nace la iniciativa Voto con identidad. La propuesta está diseñada por jóvenes de la sociedad civil que pretenden empoderar y activar el sufragio joven en el país, de cara a las Elecciones de Generales de 2017.

El movimiento no es partidista, no apoya ni se opone a ningún partido. Diana Maldonado, vocera del proyecto, habla de una crisis económica, política, social, de libertades y de derechos en donde resulta imperante motivar e incentivar a la población joven sobre cómo y qué significa votar en 2017. “Un proceso democrático se construye de los ciudadanos hacia el poder político y viceversa. Eso, actualmente, no ocurre”.

En febrero de 2017, Rafaela se acercará a las urnas porque le “toca hacerlo”. Tiene 19 años y siente que el proceso electoral decepciona en la gente al ver a los candidatos. “Me quedan las dudas de que todo sea transparente. No me motiva hacerlo, ni me agrada el ámbito político en nuestro país. Si pudiera, al ver los candidatos, no iría a votar”.

Ese malestar se traduce en cifras. Según una encuesta de Jorge Arroba Rimassa, matemático y director ejecutivo de Visor, el 70,3% del electorado entre 16-17 años; y el 45,5% de los votantes entre 18 y 29 años están indecisos. El estudio académico, revelado por Vistazo en agosto de este año, perfila a los ciudadanos que asistirán a las urnas el próximo 19 de febrero.

Para activar a ese sector de la población, Voto con identidad tiene previsto desarrollar actividades públicas, como charlas y talleres en donde la gente transmita sus necesidades y sus expectativas en cuanto a las políticas públicas. Esa información se presentará a los candidatos inscritos en la contienda electoral.

El próximo 18 de noviembre, quienes aspiren a la presidencia, vicepresidencia o a un curul en la Asamblea Nacional deberán haber inscrito su candidatura. Bajo esa lógica, este movimiento ciudadano ha conversado con los candidatos Guillermo Lasso, Cynthia Viteri y Dalo Bucarám. También buscan un espacio en la agenda de Paco Moncayo. Con los representantes del ‘oficialismo’ todavía no hay un acercamiento.

Una de sus estrategias será entrevistarse con cada uno de ellos y difundir la conversación a través de redes sociales. Los políticas han mostrado su disponibilidad, asegura Maldonado. También se compartirán videos de lo que significa votar con identidad.

Para Esteban, publicista de 27 años, el problema de este proceso electoral es que evidencia una carencia de líderes. En su opinión, el escenario del sufragio no es atractivo ya que la política está desvirtuada pero considera que el fenómeno va más allá de las instituciones públicas. “La política ha perdido su sentido. La gente no cree en la política en los barrios, en el colegio... no hay credibilidad”, se lamenta.

En el equipo de Voto con identidad hay politólogos. Ellos serán los encargados de dar las charlas sobre el derecho al voto. Su idea no es concluir en febrero de 2017. “Queremos continuar más allá de las elecciones, porque los derechos ciudadanos y humanos no tienen una fecha de caducidad”, concluye Maldonado.