Exclusivo
Buena Vida

Que el año nuevo no te deprima ni estrese

Aunque para muchos la llegada del año nuevo ofrece nuevas oportunidades, para otros también puede ser motivo de angustia y ansiedad. Te damos algunas estrategias para evitarlas.

Imagen La-soledad-amenaza-con-arruinar-su-N (24331694)
Referencial. Una de las formas de salir de esos pensamientos es haciendo ejercicios.Internet.

Aunque muchos esperan la llegada del nuevo año para cumplir metas y proyectos, otros en cambio se llenan de estrés y ansiedad por todo lo que les depara, tanto en lo laboral como en lo personal.

Incluso hay personas que se deprimen el 31 de diciembre. Las razones, según lo explicó la psicóloga clínica Johanna Romero, son la modernidad y el hecho de que la familia se ha visto afectada en las bases más profundas.

“La migración, por ejemplo, ha conllevado al rompimiento de los lazos familiares y muchas veces la falta de una economía digna ocasiona que el sujeto se sumerja en un sinnúmero de preguntas a las que no puede responder, ni descifrar. En esta época de festejos advienen con mayor fuerza recuerdos, añoranzas, frustraciones y limitaciones, que muchas veces no canalizamos por la vía correcta del discurso. Es por ello que una tristeza profunda, sostenida en el tiempo, puede llevar a una persona a caer en la depresión”, explicó la experta.

Pero qué podemos hacer para evitar que el estrés del nuevo año nos invada.

En este caso, indicó Romero, es importante que las personas realicen un resumen de lo vivido en el año, que analicen qué aspectos fueron positivos y cómo mantenerlos, qué aspectos vividos de forma negativa queremos cambiar y para ello debemos utilizar el mejor recurso del ser humano, la palabra. Poder verbalizar ese recuento, compartirlo en familia, con amigos cercanos, en el trabajo, le va a permitir al sujeto lidiar mejor con esa ansiedad que suele acompañar la llegada de un nuevo año.

Si la pena te agobia

Pero si la pena nos agobia por pérdidas o tragedias sufridas, debemos tener presente que los seres humanos podemos atravesar por períodos de tristeza debido a las múltiples vivencias. Lo importante es reconocer cuándo esa melancolía se mantiene en el tiempo y nos empieza a agobiar, nos hace perder el interés por lo cotidiano y nos lleva a tener una mirada gris de nuestras vidas.

“En ese momento es importante buscar ayuda profesional que brinde un espacio de palabra diferente, que permita examinar la historia personal para encontrar un equilibrio emocional, para de esta manera poder alcanzar un modo de vida positivo y sin frustraciones”, aconsejó la psicóloga.

Consejos

Puedes evitar el estrés y la depresión poniendo en práctica los siguientes consejos:

Haz ejercicios: Es la mejor forma de desestresarte del trabajo y de los agobios de la casa. Te ayudará a luchar contra la ansiedad porque mantendrás ocupada tu mente. Es vital que saques tiempo para hacer algo de ejercicio, ya que los beneficios que te aportará merecerán la pena.

Escoge tus prioridades: Plantéate los objetivos y no abarques más de lo que puedes. Recuerda que eres una persona, no una máquina. De esta manera aprenderás a valorar lo que realmente es importante.

Descansa: A veces hacemos tantas cosas durante el día que cuando llega la noche seguimos estresados y no conseguimos desconectarnos. Incluso en la cama continuamos con toda la carga encima. Por eso es recomendable que al menos una hora antes de irte a dormir escondas todo lo que esté conectado a Internet y te olvides del mundo exterior. Date un baño relajante, lee un buen libro antes de dormir, escucha algo de música, toma un té o infusión para que puedas conciliar mejor el sueño.

Aliméntate bien: Está comprobado que hay alimentos que ayudan a liberar el estrés y que te hacen sentir mejor. Algunos de ellos son el yogur, frutos cítricos como la naranja y limón, el chocolate amargo y algunas hortalizas como los espárragos y la col.

Aprende a decir ‘no’: No estás en la obligación de asistir a todos los eventos a los cuales te invitan. Si no puedes, simplemente niégate, da tu opinión, pero sin ofender a la otra persona, desde el respeto y la honestidad. Pero si hay compromisos a los que no puedes dejar de ir, lo mejor es no negarte. Por ejemplo, a las reuniones con tu pareja. Aunque realmente no las vayas a disfrutar, estás haciendo feliz a esa persona que es importante para ti.

Sé una persona positiva: Intenta siempre tener una actitud positiva. Mira siempre hacia tu futuro. No te enfoques en todo lo malo que te ha sucedido este año, sino más bien en todo lo bueno que está por suceder.

Si no te ves con fuerzas, no te plantees propósitos de Año Nuevo; pero al menos intenta cambiar la forma de ver las cosas.