Exclusivo
Buena Vida

3 ‘matitas’ para evitar el hígado graso

Especialistas coinciden en que las plantas amargas ayudan a combatir los problemas hepáticos. Evite también automedicarse.

té
Las hierbas amargas son ideales para el hígadoCortesía

Tres plantas tienen la capacidad de depurar el organismo y prevenir el hígado graso. Se trata del boldo, el diente de león y la alcachofa, cuyos compuestos actúan como hepatoprotectores y benefician a la salud digestiva.

Miryan Cevallos, especialista en naturopatía, menciona que esto es posible debido a que son hierbas amargas que ayudan al órgano a deshacerse de las toxinas.

Las infusiones son el uso más común que tienen estas plantas. Sin embargo, Cevallos resalta que la aromaterapia potencia los beneficios de estos productos naturales. “Beber cuatro gotitas del aceite esencial en un vaso con agua tibia, cada día, es lo mejor”, precisa.

Los problemas hepáticos están ligados a la obesidad por lo que recomienda también el uso del jengibre y de la canela para drenar los lípidos.

Según el Ministerio de Salud, en Ecuador, el 30 % de personas que tienen sobrepeso, sufre de hígado graso.

Es por eso que la especialista enfatiza en la utilización de plantas y aceites orgánicos para prevenir los problemas metabólicos. “No solo se pueden tomar, se puede inhalar, poner en la piel, vaporizar, incluso usar en la cocina para hacer recetas”, refiere.

‘Pilas’ con los síntomas

Aunque la medicina natural puede prevenir y aliviar los síntomas asociados con el hígado graso, el médico internista David Serrano explica que es una condición que debe ser controlada de forma inmediata para evitar complicaciones.

“Esteanosis hepática no alcohólica es el nombre adecuado para esta enfermedad que puede afectar al corazón”.

Es por esto que existen formas de mitigar el trastorno, cuyos síntomas más comunes son la fatiga, la pérdida de peso y el dolor abdominal. “Cuando el hígado no funciona bien se debe evitar el abuso de medicamentos”, refiere.

Todos esos tratamientos que ofrecen por televisión, según Serrano, no funcionan. Lo correcto es ir al médico.

impétigo

¡Sube tus defensas con una buena higiene y el consumo de huevos!

Leer más

Por el contrario, un tema en el que el especialista enfatiza es el consumo de fibra. Lechuga, acelga, zanahoria, remolacha, champiñones y las frutas con cáscara deben incluirse en el menú. 

Especialistas coinciden en que las plantas amargas ayudan a combatir los problemas hepáticos. Evite también automedicarse.

Boldo

Estimula la producción de bilis, por lo que tiene capacidad hepatoprotectora y digestiva. También es antiinflamatorio, analgésico, y diurético.

Lo más común es beberlo en un té, para lo que se usan las hojas aromáticas. El aceite esencial no se recomienda puro.

Diente de león

Tiene propiedades diuréticas y detoxificantes por lo que mejora el estreñimiento y elimina líquidos.

Se puede tomar en forma de extracto líquido (de 15 a 20 gotas tres veces al día) o en infusión (2 o 3 tazas diarias, después de comer).

Alcachofa

También tiene un efecto hepatoprotector que ayuda a recuperar las funciones de filtración del hígado tras una intoxicación, sobre todo cuando se acumula la grasa. Podemos utilizar las hojas de las alcachofas que son más largos para hacer un té.