Exclusivo
Crónica

Calman el hambre y las penas

La fundación Tacita Caliente elabora desayunos y meriendas para distribuirlos entre los familiares de pacientes de diversos hospitales de la urbe. Incluso los acompañan en sus velorios

Fundación Tacita Caliente
120 meriendas se entregan todos los miércoles en el Hospital del Niño. Tres veces al mes van a este centro médico y solo una a otra casa de salud.Álex Lima-Extra

“Llueva, truene, relampaguee, se presente un terremoto, paro o pandemia, nosotros no nos detenemos por nada para servir al prójimo”, dice Rebecca Medina, ginecóloga y directora de la fundación Tacita Caliente, cuyos voluntarios preparan y reparten desayunos y meriendas a los familiares de los pacientes asilados en el Hospital del Niño Doctor Francisco de Ycaza Bustamante y otros centros de salud públicos de Guayaquil.

Desde 2008 realizan esta tarea. Su punto de acción principal es la casa de salud infantil antes mencionada, pues geográficamente es la más cercana a la fundación, ubicada en Hurtado y Carchi.

Fundación Tacita Caliente
A ellos no les importa el cansancio de la jornada, pues las sonrisas de sus beneficiarios les llena el corazón.Cortesía

“Como no tenemos carro propio cogemos bus, taxi o vamos caminando. En invierno es complicado. Llegamos mojados, pero la comida caliente. Son seres humanos los que van a comer y los alimentos son empacados con todas las normas de calidad, como si lo fuéramos a comer nosotros”, indica la directora, quien asegura que los 50 desayunos que reparten de lunes a viernes son nutritivos y reforzados (avena, leche, frutas, tortilla de espinacas, etcétera), porque muchos de los beneficiarios no comen en todo el día, ya sea por falta de recursos o por la preocupación del estado de salud de su paciente.

Fundación Tacita Caliente
La familia de Tacita Caliente no solo se preocupa de los alimentos que entregan, también buscan crear un ambiente acogedor para ellos.Álex Lima-Extra

Cuatro reglas

En el Hospital del Niño los atienden en el comedor. “Una vez le dije al director de ese tiempo que debemos dignificar a estas personas, si tenemos comedor, debemos servirlos allí. Ya tienen un dolor y no podemos hacerlo más grande”, menciona Medina.

RELACIONADAS

Inmediatamente su solicitud fue aceptada, pero hay reglas fijadas por la fundación, las cuales son recordadas a los beneficiarios: 

  1. No dejar el contenido en la tarrina y el vaso. Es prohibido botar alimentos porque están hechos con amor y esfuerzo.
  2. No dejar residuos sobre la mesa. Tienen que dejar el área limpia, así como la recibieron. Hay que hacerlo por respeto a la siguiente persona que usará el comedor. 
  3. Lo que se sirve no es gratis, tienen que pagar... ¡con una sonrisa! 
  4. Debe repetir esa acción solidaria con otras personas, a partir de ese instante. Pueden regalar un abrazo, escuchar al que está al lado, cuidar a un niño mientras la mamá se va a hacer un trámite. Es mejorar el estilo de vida del ser humano.
Fundación Tacita Caliente
El 80 % es autogestión y el 20 % contribuciones de personas naturales y empresas. Con eso ‘paran’ la olla.Álex Lima-Extra

Con todo y pandemia

Igual salieron a servir en marzo y abril, el pico más alto del brote. Para ello implementaron las medidas de bioseguridad para proteger al equipo y a sus familiares.

RELACIONADAS

“Tenía miedo y me decían que era una irresponsable porque tengo una madre de la tercera edad, pero no me puedo quedar quieta. Gracias a Dios ninguno de nosotros se contagió del coronavirus ni nuestras familias. No hubo ni hay pérdidas humanas, ni gripe común nos ha dado”, señala Medina, quien manifiesta que no solo nutren su estómago, también su espíritu, pues le hablan del amor de Jesús y en ocasiones los acompañan en velorios y sepelios cuando han perdido a su familiar. El servicio de amor... es completo.

TE RECOMENDAMOS