Los 5 hallazgos científicos que cambiarán el mundo

Exclusivo
Buena Vida

Los 5 hallazgos científicos que cambiarán el mundo

Los Weinersmith vaticinan cómo la Ciencia cambiará todo lo que hasta ahora conocemos.

Imagen earth-1149733_960_720
Los Weinersmith vaticinan cómo la Ciencia cambiará todo lo que hasta ahora conocemos.Pixabay

Llegar al espacio con un ascensor, utilizar a los animales como incubadora de órganos, programar la materia y hacer minería espacial para establecer colonias fuera de la Tierra, son algunas de las predicciones que los Weinersmith, el matrimonio de científicos Kelly (docente de Biociencia en la Universidad de Houston) y Zach (estudió Física en la Universidad de San José), han compartido en su mejor libro.

Se trata de ‘Un ascensor al espacio’, nombrado el mejor libro de Ciencia del año en EE. UU., que se adentra en el mundo del futuro con predicciones con bases científicas de lo que será la tecnología del mañana. Estas son las cinco más atractivas:

Ascensor al espacio

1. El hombre ya ha conseguido visitar el espacio e incluso permanecer en él (gracias a la Estación Espacial Internacional), pero, ¿cuándo será posible ir de vacaciones? Desde 1969 existe la esperanza de lograrlo, la capacidad tecnológica y científica no están en duda, pero el coste sigue siendo desorbitado.

¿En qué ha pensado la ciencia? Las propuestas son varias: los cohetes reutilizables, lanzaderas y aviones espaciales, cañones láser... Sin embargo, la idea que más seduce a los Weinersmith es el increíble (pero posible) ascensor espacial.

Estaría compuesto por un contrapeso que estaría en órbita geoestacionaria (que podría estar formado por un asteroide o por basura espacial), un gran cable (el principal reto a superar, ya que no se ha creado un material de la altísima resistencia) y una estación base.

La minería espacial como profesión

2. Algunos asteroides están hechos por completo de metal, como acero inoxidable natural, níquel, hierro... El más pequeño de cuantos se han identificado en órbita mide dos kilómetros de diámetro y la cantidad de metales que en él se encuentran supera en más de 30 veces todo el metal que el ser humano ha encontrado hasta la fecha.

Daniel Faber, ingeniero aerospacial, al frente de Deep Space Infustries y quien llevó la banda ancha a la Antártida, asegura que sacar estos materiales y traerlos a la Tierra para usarlos aquí no es rentable, pero son perfectos para establecer colonias fuera de la Tierra, ya que sus compuestos ofrecen: oxígeno para respirar, tierra para cultivar plantas, metales para construir y agua para guerras con globos de agua.

Fusión nuclear, la energía del futuro

3. Limpia, formada por elementos que se encuentran fácilmente en la Tierra y sin riesgo de provocar accidentes catastróficos, la energía de fusión que se obtiene de la fusión de dos átomos, es algo muy corto de describir pero muy complicado de obtener.

Los átomos más recomendables para esta tarea son los de hidrógeno, ya que son los más pesados. El problema es que se necesita ponerlos muy juntos para que provoquen la reacción que desencadena esta enorme energía, pero los protones de los que está hecho el hidrógeno se repelen de forma natural.

Los científicos aún no han logrado mantener esta reacción que queda capturada en el agua, la calienta y provoca energía limpia a muy bajo coste (esta es la teoría).

Materia programable

4. Por ahora si quiere un teléfono móvil más moderno, hay que ir a comprar un objeto físico. En el futuro el objeto que ya tiene podrá reconfigurarse por sí mismo para transformarse en el nuevo modelo. De momento se están llevando a cabo experimentos como el origami robótico, que pliega el papel para crear formas a partir de unos comandos de ordenador; las casas reconfigurables, que se adaptan a las necesidades del lugar y de sus habitantes; o robots modulares que pueden superar zanjas después de detectar el peligro de caerse. El mayor problema al respecto es que el software, de momento, está limitado a estructuras estáticas o mecánicas robotizadas.

Biología sintética

5. Utilizando esta nueva disciplina, nuestra especie ha conseguido combatir enfermedades como la malaria, modificando genéticamente mosquitos; diagnosticar y tratar afecciones gracias a bacterias modificadas para que brillen cerca de tumores; crear combustibles vegetales mucho más limpios; incluso se ha fabricado unas tijeras que son capaces de cortar ADN y pegar nuevas moléculas en un organismo vivo. La biología sintética ha llegado tan lejos que puede transplantar órganos en diferentes especies y convertir en incubadoras de órganos a otros seres vivos.