Exclusivo
Buena Vida

Claves para ser el pasante favorito y el que todos quieren contratar

No mostrar colaboración, no preguntar o mostrarte demasiado interesado porque termine tu jornada... son algunos de los actos que no deberías cometer si tu propósito es quedarte trabajando donde hiciste pasantías.

Los practicantes deben marcar buenos precedentes para poder, en un futuro, trabajar en la empresa donde realizaron sus pasantías.
Los practicantes deben marcar buenos precedentes para poder, en un futuro, trabajar en la empresa donde realizaron sus pasantías.Pixabay

Suena el teléfono un martes 6 de febrero de 2018: “¿Nos comunicamos con el Sr. Terán?”, es la pregunta que no olvida César porque de ella dependía su futuro personal y laboral. “Sí”, contestó. La voz de una señorita le afirmaba al ingeniero comercial que había sido elegido para ‘camellar’ en la empresa donde realizó sus pasantías. “Esa llamada, para mí, fue una bendición de Dios. Estaba pasando un momento duro (económicamente) que lo agarré sin pensarlo dos veces; y que además era lo que yo estaba buscando”, recuerda.

Así como César Terán, un joven que tuvo la fortuna de lo que llamaran a trabajar en la organización donde hizo sus prácticas pre-profesionales, hay muchos universitarios que esperan el ‘telefonazo’ sorpresa que les alegre la vida y el bolsillo. Pero antes deben saber ciertas cosas que les permitirán lograrlo.

Lo primero que debes tener en cuenta es que las prácticas profesionales sirven para poder mostrar los conocimientos recibidos a través de la formación académica y su trayectoria como estudiante universitario. Así lo puntualiza Andrea Gellibert, fundadora de Humanmind y líder de HR Latam en Ecuador, ya que al existir la apertura por parte de la organización, el practicante podrá aprender y desarrollar sus habilidades en el campo, pero sobre todo podrá mostrar su actitud y pasión por lo que está poniendo en práctica.

controlaría

El retorno progresivo al 'camello' presencial comenzará el 1 de julio

Leer más

"Cada día las organizaciones buscan estudiantes que tengan la motivación para dar soporte y apoyo al área asignada. Si un joven estudiante quiere ser considerado a futuro para quedarse en la organización deberá marcar la diferencia con su actitud, talentos y con gran importancia los resultados mostrados durante este tiempo", aconseja Gellibert.

Leslye Buendía, psicóloga organizacional, con experiencia en el capo de recursos humanos, por su parte cree sumamente necesario que los chicos, que deseen quedarse en la empresa, siempre tienen que dar lo mejor.

"Siempre deben hacer un trabajo correctamente y realizar las funciones que les pidan con responsabilidad, respeto y con los conocimientos necesarios", agrega.

Enfatiza mucho en marcar "buenos precedentes" porque nunca se sabe cuando la empresa requiera de tus conocimientos y habilidades. Y lo más importante: estar emocionalmente capacitados para el cargo.

Acorde a Gellibert, el comportamiento de un joven durante sus prácticas debe ser de predisposición total, continuar aprendiendo de sus líderes y recordar que es la etapa inicial donde podrá absorber mucha información y despejar dudas acerca del área de interés donde quiere desarrollarse profesionalmente. 

Pero hay cosas, por ejemplo, cuando se trata de impresionar a los 'duros'. Para Buendía esto es un arma de doble filo. ¿La razón? Básicamente, no cree que sea aceptado impresionar ni al jefe ni a nadie porque estás dando algo que no nace realmente de ti. "Cuando hacen esto están forzando algo que va a finalizar, y se darán cuenta que esa no era la vía correcta. Quizás te puedan abrir la puerta por ese momento, pero a la larga se va a cerrar porque es algo que no eres", comenta la experta. Entonces si quieres impresionar, dice, haz el trabajo correcto.

Sin embargo, Gellibert menciona que es recomendable siempre dar lo que se espera y la milla extra cuando se detecta una necesidad de apoyo. Por eso, manifiesta, es importante mantener un diálogo con el jefe inmediato o responsable del supervisor de prácticas, "La colaboración es vital para mostrar que se puede llegar aún más lejos con un equipo de trabajo", dice.

Andrea Gellibert, coach y fundadora de Humanmind.
Andrea Gellibert, coach y fundadora de Humanmind.Cortesía
"También es verdad que hay estudiantes que quieren impresionar y no está mal, mientras mantengan una actitud y colaboración acorde con el resto de compañeros".Andrea Gellibert / Líder de HR Latam en Ecuador

Sobre pedir trabajos extra, la coach indica que sí se puede, pero todo va a depender del jefe que se le ha asignado; pero la mejor manera de mostrar predisposición y ganas de aprender es a través de las tareas que ha podido realizar a tiempo con eficiencia. "Eso le dará más oportunidad de poder solicitar y asumir más responsabilidades".

Pero si lo haces por ganarte un cargo, alguna situación por 'debajo de la mesa' o 'cepillar' a tu jefe, absolutamente no es lo más adecuado porque las mentiras, el engaño, actitudes o sentimientos que no son sinceros tienen 'patas cortas', señala Buendía.

RELACIONADAS

HICE TODO BIEN, PERO NO ME LLAMAN... ¿QUÉ PUEDE SER?

Las expertas consultadas por EXTRA coinciden en que habrá situaciones en que la empresa no tenga una plaza disponible para ubicar estudiantes. Por otro lado también están los estudiantes que no pudieron mostrar sus aptitudes durante sus prácticas porque se dieron cuenta de que no les gustaba su carrera o el área de trabajo. 

Además, algunos pasantes no muestran sus capacidades por el simple hecho de cumplir una nota más y no le ponen asunto a lo que hacen.  "Cuando uno hace las entrevistas, la selección y un proceso lo que realmente se busca es una actitud que sea mas fácil de manejar, ya que los conocimientos son más sencillos de adquirir que cambiar comportamientos", finaliza Buendía.

Leslye Buendía, psicóloga organizacional.
Leslye Buendía, psicóloga organizacional.Cortesía

EXTRATIPS

  • Ser honesto.
  • Demostrar que tienes la capacitad para desempeñar el cargo que te asignen.
  • Cuando te encarguen una función, hacerlo de la mejor manera, así te equivoques.
  • Tener la apertura necesaria para aceptar los errores y reinventarse.
  • Ser tu mismo. Expresar lo que llevas dentro de ti, pero todo con respeto.
  • Mostrar la relación de tu comportamiento y de lo que hablas.