Exclusivo
Buena Vida

Consultorio Sentimental: “Soy tu esposa, pero él no me toma en cuenta"

Doña Esperancita no solo trata temas relacionados al amor, también de otra índole. 

El esposo no la toma en cuenta.
El esposo no la toma en cuenta.Cortesía

Mi nombre es Luzmila, tengo 61 años y soy de Guayaquil. Llevo 40 años de casada, con mi esposo tengo dos hijas, quienes llevan tiempo viviendo en Europa, se fueron del país para progresar y tener un mejor estándar de vida. Mi marido tuvo una aventura con otra mujer mientras estaba conmigo, me pidió que lo perdonara y para no acabar con mi matrimonio decidí hacerlo. A raíz de eso tuvo una hija, a quien reconoció legalmente. En la actualidad la chica tiene 22 años y se ha convertido en su centro de atención, dejándome a mí de lado. Es muy sobreprotector con ella, tanto así que hasta madruga para irla a dejar al trabajo, siendo una chica grande que bien puede ir sola. Trato de llevar una relación ecuánime con ambos, a veces soy hasta amorosa… pero no recibo lo mismo. Si no fuera por mis pocas amigas, no saliera ni siquiera al parque a caminar. La mayor parte del tiempo paso encerrada, porque mi marido no me saca a ninguna parte. En ocasiones trato de estar bien, pero me siento sola y desmotivada. No quisiera envejecer y tener que morirme así. Sé que con el tiempo la relación de pareja se enfría, pero soy su esposa y él no me toma en cuenta, ni siquiera dormimos en la misma cama. Espero me pueda dar palabras de aliento.

Respuesta:

Qué te puedo decir, los cambios de la vida son tan inciertos. Por más dura que sea la situación debes entender que la sangre siempre llama, y a tu marido quizás se le activó el chip de “buen papá”. Y es normal, ya que sus otras hijas están muy lejos, entonces quiere refugiarse en la que se encuentra aquí. No tienes que sentirte sola, simplemente busca adaptarte a la vida actual, comunícate más seguido con tus seres queridos, sal con ellos, conversa, ríe… eso te sacará de la depresión. Por motivos de pandemia hay quienes prefieren no salir o reunirse, pero si lo haces asegúrate de llevar los debidos cuidados. Dialoga con tu esposo, no pierdas la comunicación por ningún motivo, así tengan distintos puntos de vista trata siempre de intercambiar ideas u opiniones. Lo peor en una relación matrimonial es establecer la ley de hielo. No te aconsejo divorciarte, veo que amas a tu familia, solo te falta un poco de orientación. Recuerda que la mujer sabia edifica su hogar, mas la necia lo destruye. Te aconsejo que realices actividades que te llamen la atención o te mantengan distraída, mejor saca a relucir tu talento y positivismo porque de lo contrario te marchitarás... ¡He dicho!