Una pizza con un toque ecuatoriano

Exclusivo
Gastronomía

Una pizza con un toque ecuatoriano

Yo te lo pruebo para celebrar el Día Mundial de la Pizza preparó junto al chef José David García una versión que tiene los sabores de las platas ecuatorianas y que te costará menos de 20 latas. 

Pizza ecuatoriana
García recomienda que si no tienes horno hagas la receta en una sartén con abundante aceite.Juan Faustos

Grande, mediana o pequeña. De cualquier tamaño, provoca una explosión de placer. La pizza, en un mordisco, transporta a su comensal a su nacimiento en el siglo XIX en la ciudad de Nápoles (Italia). La pasión por sus sabores se convirtió en una herencia que dejaron las generaciones de migrantes que llevaron la receta a varios países, donde adquirió nuevos colores y sazonadores. EXTRA te cuenta su historia y te da la receta para prepararla con menos de 20 dólares y para que coman cuatro personas.

Según el texto Comer es una Historia de Oscar Caballero, la pizza es el resultado de la evolución gastronómica. Fue en el siglo XVI que su técnica culinaria tuvo vida a manos de los griegos, quienes realizaban panes planos bautizados como plakous (placenta en español). En la masa delgada, untaban queso y miel que horneaban. La preparación fascinó al paladar de los romanos haciéndola suya, pero realizando varias adaptaciones como añadiendo plantas aromáticas y ajo.

La deliciosa y escurridiza pasta de tomate o salsa pomodoro no llegaría a la receta hasta la llegada del Rey Humberto I de Saboya y su esposa Margarita a Nápoles. “La esposa de Raffaele Esposito, reputado pizzaiolo (pizzero) le sopla la idea de ilustrar una pizza con los colores de la bandera italiana: blanco de mozzarella, verde de albahaca y rojo de tomate”, reseña el autor.

Ante la pregunta de cómo un plato del sur de Italia llegó a las bocas de otros europeos, asiáticos y americanos, esto se debió al éxodo de napolitanos tras la Segunda Guerra Mundial. Décadas después, la pizza encontró otra ciudad en la que la veneraban como en su tierra natal: Nueva York, Estados Unidos.

Ya en el continente norteamericano, el nombre de la masa estaba en los oídos de miles de comensales. Sin embargo, no fue hasta mediados del siglo XX que esta se transformó en un monopolio gastronómico gracias a franquicias pizzeras que llegaron a varias regiones.

RECETA

Pizza ecuatoriana
En la historia gastronómica, la pizza es considerada una de las preparaciones más antiguas y populares del mundo.Juan Faustos

En Ecuador, la pizza se ha transformado a su manera, quitándole los embutidos para agregarle mariscos. José David García, chef y fundador de 5Sentidos, explica que para la preparación basta con tener creatividad y respetar la salsa pomodoro para tener un plato delicioso.

El manabita le explica a EXTRA que es posible hacer una pizza sin su ingrediente madre, la harina de trigo. “Usamos plátanos verdes y los dejamos cocer hasta que ablande, luego echamos dos cucharadas de mantequilla y empezamos a amasar hasta tener una masa”, detalla.

Mientras la masa se hornea durante 10 minutos, a 180 grados centígrados, el gastrónomo echa en una sartén con aceite tomates picados en cuatro partes, un cuarto de cebolla y una taza de hojas de albahaca. Basta con menos de un minuto para que los olores de Italia lleguen a las fosas nasales. “Cuando los vegetales estén blandos se los echa a la licuadora”, recomienda.

Lista la pasta de tomate, se la desliza suavemente por toda la masa para luego ser acompañada con un queso manaba. El chef lo deja al gusto de cada quien, pero aconseja que para que la pizza tenga una fusión de sabores, se le añada camarón, ostiones y pulpa de cangrejo. Para decorar y atesorar las raíces del plato, añade rodajas de tomate y hojas de albahaca de forma pareja en el sentido de las manecillas de reloj.

Tomará 15 a 20 minutos en el horno para que esté lista la preparación. Ya finalizado y para que la pizza sea ecuatorianísima, García recomienda que se ponga de ‘yapa’ salprieta. La exquisitez de la combinación de los mejores sabores de Italia y del país hacen que las papilas gustativas pidan a gritos más del platillo. ¡Buen provecho!