Exclusivo
Buena Vida

Inmaculada Concepción: 116 años de devoción y milagro

Por festividad en honor a la Virgen María, en la capital azuaya se recuerda cómo colocaron una efigie en una colina con dirección al Centro Histórico

Virgen
La imagen de la Inmaculada en el altar de la catedral nueva que lleva su nombre.Jaime Marín

La fe en la Virgen Inmaculada Concepción le habría permitido a César López, un ingeniero agrónomo, de 41 años, sobrellevar y recuperarse de un cáncer en la cabeza, enfermedad que sufrió hace ocho años.

Él cuenta que su amor a esta advocación mariana nació cuando estudiaba en el colegio Agronómico Salesiano y siempre fue partícipe de los actos religiosos, como prioste, acudía a las misas y a procesiones.

Por ello, cuando los médicos le pronosticaron que a consecuencia del tumor cerebral le quedaba poco tiempo de vida, él buscó refugio en la divinidad. “Me encomendé a la Virgen para que por su intermedio se haga la voluntad de Dios. Me lleve o me sane”, sostuvo.

Las bendiciones les llegaron un año y medio después, con la sanación, tras ser sometido a intensas terapias. Este suceso milagroso motivó a López a creer más en la Madre celestial. Por ello, en este diciembre, aunque los actos están limitados por la pandemia, él no deja de participar en la festividad a la Inmaculada Concepción.
devoto
César López participa de los actos en honor a la Virgen desde hace más de dos décadas.Jaime Marín

En efecto, la Arquidiócesis de Cuenca anunció que por las fiestas de la Inmaculada, este lunes 7 y martes 8 de diciembre rezarán el rosario y oficiarán cuatro misas en la mañana, con aforo controlado.

En las actas históricas de la Curia consta que en 1967 la catedral nueva fue consagrada a la Inmaculada Concepción de María, declarándola patrona de la Basílica y de la Arquidiócesis de Cuenca
Virgen
La efigie de la Virgen, hecha en bronce que fue instalada hace más de un siglo.Jaime Marín

IMAGEN DE ALEMANIA

La devoción a la Inmaculada Concepción en Cuenca, provincia del Azuay, data de 1903.

Durante la celebración del cincuentenario de la proclamación del dogma de la concepción de María por parte del papa Pío IX, en la capital azuaya se decidió levantar una imagen de la Virgencita.

Por registros históricos religiosos e investigaciones de Adolfo Parra, que plasmó en su obra ‘Tradiciones de los barrios de Cuenca’, se conoce que los sacerdotes Joaquín Martínez y Abelardo Andrade, junto con el poeta Miguel Moreno, gestionaron el plan.

Ellos habrían aprovechado que el periodista Honorato Vásquez era ministro del Exterior, en Madrid, España, para adquirir una imagen.

RELACIONADAS

La efigie para la ciudad fue elaborada en bronce por la Casa Mayer, de Alemania.

En presencia de cientos de feligreses, el 8 de diciembre de 1904, en una colina con vista al Centro Histórico se colocó la imagen sobre un pedestal de mármol y una placa que dice: Azuay a María.

El monumento se convirtió en parte de la historia religiosa de Cuenca junto a una antigua capilla donde se rendía culto a la Inmaculada Concepción.

Cuenca
El párroco Pablo Mogrovejo explicó cuándo se declaró a la Virgen patrona de la parroquiaJaime Marín

En 1928, con la llegada de la Congregación de los Carmelitas Descalzos, el barrio fue constituido en parroquia eclesiástica bajo el nombre de Nuestra Señora del Carmen.

El párroco Pablo Mogrovejo explicó que los Carmelitas declararon a la Virgen del Carmen patrona de la parroquia, sin embargo, al pie de la antigua capilla, en una plazoleta especial, está la escultura como recuerdo del acontecimiento de diciembre de 1904. (JM)

TE RECOMENDAMOS